Sobrepeso, obesidad y exceso de grasa

Sabemos que nuestra composición corporal es uno de los factores más relevantes de salud. También nos interesa mucho este aspecto en relación con nuestra apariencia física. Y en el ámbito del deporte, una composición corporal adecuada es indispensable para obtener un buen rendimiento.

Tendemos a relacionar exclusivamente con el peso nuestro grado de satisfacción con nuestro físico. Realmente hace mucho tiempo que la relación entre el peso y la altura nos sirve para decir si alguien presenta una composición corporal correcta y por tanto saludable. Este sistema es el más cómodo y práctico, el más económico y fácil de interpretar y reproducir.

Sin embargo, puede ser conveniente dedicar unas líneas a señalar las limitaciones que este método de evaluación presenta, como todos los métodos, y a comentar brevemente otros procedimientos de valoración muy interesantes. El IMC o índice de masa corporal es la relación entre el peso y la altura, concretamente es el resultado de dividir los kilos de peso por los metros de altura al cuadrado. Presenta unos márgenes bastante amplios de normalidad. Hasta doce kilos de diferencia entre el mínimo y el máximo aceptables.

Quiere decir que una chica de un metro sesenta puede pesar entre 48 kg. y 62 kg. y se considerará adecuado. Ya veis que este criterio no se adapta del todo a la realidad. Hay mujeres de “constitución” delgada con 62 kg que están un poco pasadas de peso, mientras que otras más “corpulentas” estarían demasiado delgadas con 48 kg.

La intuición nos dice que hay un factor que la fórmula del índice de masa corporal no valora. Y este factor es el propio aparato locomotor de la persona, es decir, el esqueleto con los huesos las articulaciones y la musculatura. Así, podemos valorar otros aspectos de la composición corporal. Por ejemplo, podemos medir el perímetro o el diámetro de las extremidades de los huesos. Esto nos dará una estimación de la complexión de cada persona. Los que presentan un esqueleto más grueso y, por tanto, más pesado, tendrán un peso ideal más elevado que los de complexión delgada.

También podemos medir la circunferencia de las extremidades para valorar las masas musculares, siempre que tengamos en cuenta y quedamos la grasa que las rodea.

Esto es posible gracias a lipómetros. Estos instrumentos de medida permiten determinar el grosor de la piel y el tejido celular que tenemos debajo de ella. El tamaño de un pliego puede variar de 5 a 50 mm. Conocidos los pliegos, la aplicación de algunas fórmulas nos permite conocer el porcentaje de grasa de cada persona. Este es correcto cuando está entre el 12 y el 22% en las mujeres y entre el 8 y el 15% en los hombres.

Un método de valoración muy sencillo y que se usa mucho actualmente, es la relación entre los perímetros de la cintura y las caderas. ¡Nada más nos hace falta una cinta métrica! Curiosamente, este método tan elemental presenta una extraordinaria capacidad predictiva sobre la salud futura de las personas a nivel metabólico y cardiovascular.

La relación cintura/cadera se mantendrá en torno a 0’85 en las mujeres y de 1’00 en los hombres. Es decir, que una mujer con 95 cm. de cintura y 100 de cadera o un hombre con 100 de cintura y 90 de cadera, presentan riesgo elevado de sufrir dislipemia, diabetes tipo II o hipertensión.

Últimamente se ha puesto de moda otro método más sofi sticado pero de fácil aplicación. Se basa en la impedancia eléctrica del cuerpo, es decir, la difi cultad que nuestros tejidos ofrecen al paso de la corriente eléctrica. Esto depende básicamente de la cantidad de agua que tenemos.

Como agua y grasa son insolubles una en la otra, conocer la parte de agua nos permite calcular con mucha fi delidad la parte de grasa existente. Las máquinas de valoración son cada vez más precisas. Si hacemos la valoración en unas condiciones basales los resultados son de gran precisión para hacer el seguimiento de las modifi caciones corporales de una persona con la dieta y el ejercicio.

En resumen: Vale la pena acudir a una consulta especializada para hacer algunas de estas valoraciones y conocer no sólo cuál es nuestro peso ideal sino también cuál es nuestra composición corporal y cómo la podemos modificar.

¡Respira Salud!

3 thoughts on “Sobrepeso, obesidad y exceso de grasa”

  1. QUE BUEN GIMNACIO TIENEN  Y QUE PROFESORES  TAN CAPACITADOS  PARA IMPARTIR CLASES ESTOY MUY MOTIVADO CON ESTE GIMNACIO DE COXERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *