REDUCIR HIDRATOS DE CARBONO…¿HASTA DÓNDE?

En el post de hoy os resolveré algunas dudas muy comunes sobre los Hidratos de Carbono, los tipos que hay, sus caracterísitcas y las recomendaciones en cuanto a consumo.

Entre nuestros alimentos habituales encontramos diversos tipos de hidratos de carbono, entre ellos:

  • Los que no podemos digerir por falta de enzimas específicas y acabamos eliminando. Son los que denominamos “ fibra”.
  • Los Hidratos Simples, que consumimos en la saludable fruta pero también en el peligroso azúcar y todos los dulces que lo contienen.
  • Los Hidratos Complejos, que nos suministran la mayor parte de la energía que necesitamos en el día a día. Aquí encontramos las patatas, el pan, la pasta italiana, el arroz y, en parte también, las legumbres , frutos secos y hortalizas cocinadas.

Nuestro organismo está perfectamente adaptado a los hidratos de carbono. Esto lo hemos ido consiguiendo a lo largo de miles de años de evolución. Mientras el ser humano fue cazador y recolector, su vida se mantuvo siempre en la mayor precariedad. Cuando inventó la agricultura las cosas mejoraron, descubrió que podía cultivar y almacenar… ¡cereales! Alrededor del trigo, el maíz o el arroz se han desarrollado las grandes civilizaciones. Los seres humanos que pudieron disfrutar del bienestar de tener siempre alimentos en reserva, se criaron sanos y fuertes (en líneas generales). Desde luego mejor que los nómadas salvajes,  que se tuvieron que adaptar a la civilización o estaban destinados a desaparecer.

Esto no significa que hincharse de cereales sea la mejor opción dietética. ¡Ni mucho menos! Los cereales, la fruta y las legumbres son la solución más económica para la supervivencia, pero el ser humano goza de mejor salud con una dieta más variada, que incluya muchos vegetales crudos y hervidos y algunas proteínas de origen animal.

Pero hoy en día los cereales, tubérculos y otros hidratos  complejos están por todas partes. Ya no son un artículo de primera necesidad (excepto en el tercer mundo) sino un artículo de consumo que se nos vende en cantidades ilimitadas y se nos ofrece como lo más saludable, digerible y apetitoso que podemos imaginar: los macarrones de la yaya, la paella del domingo, esas bravas con la cervecita, etc.

Y el problema es que es verdad. Para nosotros, los hidratos complejos son como la sardina para los gatos, la hierba para las vacas y los huesos para los perros, con una diferencia, los animales saben hasta dónde deben consumir y llevan una vida más activa (si no los domesticamos mucho, claro está). Nosotros no tenemos límite. Comemos hidratos hasta quedar hartos. A diferencia de las proteínas que acaban resultando insípidas si abusamos, o como las grasas que avisan con sensaciones molestas en nuestro aparato digestivo, los hidratos complejos entran de maravilla y, lo que es peor, se absorben por completo dotando de una cantidad tremenda de energía a nuestro cuerpo. Esto sería genial si fuéramos egipcios que están construyendo pirámides o vikingos que bajan remando desde Dinamarca hasta Finisterre. ¡Pero no lo somos! Entrenamos 3, 5, 8 horas semanales como mucho, y no quemamos toda esa energía.

Una ración normal de pasta, arroz o patatas horneadas, es más o menos lo que consumimos en una sesión de Cycling o Body Combat. Si no realizamos esta sesión, pueden ser de 50 a 100 gr. de grasa que almacenamos.

Para tener más información sobre los Hidratos de Carbono hemos hablado con la Dra. Natalia Closes, especialista en Medicina Estética y Cosmética y experta en la dieta de micronutrientes. Natalia es colaboradora de Duet Sports y podéis visitaros con ella en el CEM Cotxeres de Borbó.

Natalia, ¿es peligrosa una dieta con muchos Hidratos de Carbono? Una dieta elevada en Hidratos de Carbono puede ser responsable de problemas de salud como la obesidad, el exceso de colesterol y triglicéridos, diabetes, problemas menstruales, artritis, etc.

Entonces… ¿sería mejor eliminarlos, no? No, no. En absoluto. Se han de consumir los suficientes para que el hígado y los músculos, puedan tener reservas. Pero si comemos más de los que caben almacenados la glucosa queda nadando en la sangre y se convierten en grasa.

Ya sabemos que los deportistas consumen cantidades más grandes, ¿pero en personas que hacen un entrenamiento recreativo podemos decir que existe una cantidad ideal para el consumo? En personas que no hacen deporte de alto rendimiento los hidratos de carbono no deberían superar el 50% de la energía nutricional diaria. Aunque son los que menos calorías aportan por unidad de peso (4 Kcal /gr). Podemos reducir su aportación como mínimo a 40gr/día por una dieta hipocalórica sin control médico. Valores inferiores, de forma continuada, harían agotar las reservas de hígado y músculos de glucosa, obligando a utilizar el tejido adiposo como fuente de energía.

¿Y eso conlleva riesgos? Esta situación podría ser perjudicial para personas con ciertos antecedentes médicos y las personas sanas necesitarían control médico para ajustar la suplementación necesaria para suplir la pérdida iónica que produce este proceso de quemar grasa.

Natalia, ¿cuáles son los alimentos más ricos en hidratos de carbono? Azúcar, miel y glucosa. Frutos secos, plátanos, uvas, higos y melón. Patatas, remolacha, guisantes, maíz, nabos, boniatos y zanahorias cocinadas. Pan blanco o integral, arroz blanco o integral, cereales refinados o azucarados.

Esta es la opinión de nuestra experta. Para más información podéis dejar vuestras dudas en el blog o dirigirse a la recepción de Duet Sports Cotxeres de Borbó y pedir una visita informativa con la Dra. Closes.

¡Respira salud!

3 thoughts on “REDUCIR HIDRATOS DE CARBONO…¿HASTA DÓNDE?”

  1. Hola Nerea, em sembla molt interessant el teu article. Jo volia fer-te una consulta, tinc 33 anys i porto una vida activa (faig esport 3-4 cops per setmana), des de ioga, a elíptica a treball específic amb diferents grusp musculars a la sala de màquines.

    Des de fa un temps noto uns cruixits esporàdics a l’articulació Coxo-femoral, de vegades és desprès d’estar una estona asseguda, o d’altres al caminar si porto una estona aturada o en la mateixa postura. No em fa mal, ni noto cap mena de molèstia, tan sols volia saber si he de preocupar-me, o què em recomanes fer?

    Moltes gràcies!

    Vanessa

    1.  Hola Vcusola,

      En principi no t’has de preocupar, si no et produeixen
      dolor pot ser normal que les articulacions facin algun cruixit esporàdicament,
      té a veure amb un canvi de pressions dels gasos que hi ha dins de
      l’articulació, aquest procés s’anomena cavitació i és totalment fisiològic.

      El que t’aconsello és que facis uns bons estiraments de
      la zona (psoes i piramidal sobretot), ja que és molt important que les
      articulacions coxo-femorals tinguin una bona mobilitat.

      Gràcies per seguir-nos al blog!! No dubtis en demanar consulta amb mi a Duet Sports Màgic Badalona si tens qualsevol altre dubte.

      Respira salut!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *