Recupérate de tus lesiones en la playa

El agua del mar puede servir como complemento a la rehabilitación de ciertas lesiones, sobre todo aquellas que cursan con inflamación o dificultades en la circulación sanguínea, como por ejemplo: esguinces de tobillo, lesiones de rodilla o cadera, o simplemente para las piernas o pies cansados, o hinchados, después de un largo día de estar de pie o entrenar.

Este efecto se puede explicar debido a la alta concentración de sal contenida en el mar y a la presión que ejerce el agua en el cuerpo lo cual hace que los líquidos retenidos en un proceso de inflamación puedan circular mejor. Además si el agua está más fría que el cuerpo también tendrá un efecto analgésico que ayuda a aliviar el dolor.

Para los problemas de la espalda y cuello el simple hecho de sumergirse en el agua y el vaivén de las olas tienen un efecto relajante de la musculatura tensa o cansada. Además al realizar ejercicios dentro del agua o al nadar fortalecemos la espalda y prevenimos lesiones y molestias de espalda.

Otro de los beneficios que podemos aprovechar al ir a la playa es la arena, pues además de ser un exfoliante natural para la piel, es una superficie cambiante y maleable que se adapta a cada paso que damos. Esto es particularmente beneficioso para las lesiones e inestabilidades de los tobillos y en general de las piernas.

De paseo por la arena

Para aprovechar estas propiedades, simplemente hay que dar un paseo por la arena. A cada paso que damos estamos estimulando la musculatura estabilizadora y  los receptores nerviosos, ubicados en los pies, que se ven afectados cuando sufrimos una lesión como por ejemplo un esguince de tobillo, con lo cual estamos acelerando la recuperación y estamos previniendo recaídas. Es importante tener en cuenta que la superficie sobre la que andemos no sea demasiada inclinada pues esto puede acarrear problemas de espalda.

En fases más avanzadas

Si ya estamos en una fase más avanzada de la rehabilitación, en la que ya está controlada la inflamación y el dolor, podemos empezar una vuelta progresiva al ejercicio o a nuestras actividades habituales. Esta fase debe contener ejercicios para fortalecer y estirar la musculatura que siempre se ve afectada rápidamente durante las lesiones.

Para esto podemos realizar actividades como caminar contra la resistencia del agua a diferentes profundidades, ejercicios de equilibrio sobre la arena, natación, paseos o correr en la arena y todo tipo de ejercicios con el propio peso corporal que puedan realizarse cómodamente en la arena, así como estiramientos para recuperar la flexibilidad y movilidad.

Consulta con tu fisioterapeuta o técnico deportivo especializado qué ejercicios te vendrán mejor en tu caso en particular.

Ya tienes muchas ideas para disfrutar un poco más de tus visitas a las playa.

#Pasemosjuntoselverano

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión

Comments

  • Cris Arango 13/02/2014 at 15:23

    Dona’m tota sa vida per estimar-te. // Dame toda la vida para quererte.

    (Concurs de Sant Valentí).

    Reply
  • merita 13/02/2014 at 16:25

    no cal que sigui 14 de febrer per dir te que t estimo, no cal que et pregunti que et passa quan estas trist, no calen paraules si no fets quan dues persones s estimen!!!

    Reply
  • Sonieta 13/02/2014 at 17:31

    Fes-me un favor. No surtis de la meva vida

    Reply
  • Jordi 13/02/2014 at 18:06

    Yo te quiero cada día pero te amo siempre

    Reply