Qué es el ritmo cardíaco y cómo tomarnos el pulso

Hoy dedicamos el blog a explicaros qué es el pulso o ritmo cardíaco y cómo nos lo podemos tomar nosotros mismos. El pulso es la velocidad a la que palpita nuestro corazón para bombear sangre al resto del cuerpo, es decir, es el número de veces que el corazón palpita por minuto, y se acelera cuando estamos ante una situación emocionante o estresante. Lo sentimos, por ejemplo, cuando hacemos ejercicio.

Cuando el médico nos toma el pulso, también puede darse cuenta de si nuestro corazón es fuerte y si nuestros vasos sanguíneos son duros o suaves. El pulso normal de un adulto en reposo va desde las 60 pulsaciones por minuto hasta las 100. Sin embargo, el pulso en reposo de un atleta o deportista es más bajo: de 40 a 60. Un pulso bajo en adultos sanos indica que el corazón trabaja más eficientemente y que está en forma.

Nosotros también podemos sentirnos el pulso a través de algunos vasos sanguíneos ubicados en la superficie de la piel, como en la muñeca, el cuello o la parte superior del brazo. Para medirnos el pulso nosotros mismos, debemos colocar dos dedos en el lado interno de la muñeca o tres dedos en el cuello, debajo de la mandíbula. Al sentirlo, miraremos el reloj y contaremos el número de palpitaciones en 15 segundos. Luego multiplicaremos este número por cuatro y obtendremos nuestro número de pulsaciones por minuto.

Si en reposo nuestro pulso está por encima de las 100 pulsaciones por minuto, tenemos taquicardia, y si está por debajo de 60, se trata de bradicardia. En ese caso, deberemos consultar con nuestro médico. Además, podéis encontrar más información en la Sociedad Española de Cardiología y en la Fundación Española del Corazón.

Duets, ¿habéis probado a tomaros el pulso vosotros mismos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *