Qué es el flato y cómo podemos evitarlo

A veces, cuando estamos realizando ejercicio físico, notamos un repentino dolor abdominal: es lo que comúnmente conocemos como flato.

El flato es algo que todos hemos sufrido alguna vez practicando deporte o simplemente subiendo unas escaleras. Es un dolor que resulta muy molesto sobre todo si nos encontramos haciendo algún ejercicio y tenemos que continuar, cuando lo que desearíamos en ese momento es poder detenernos y descansar.

El origen de este dolor está localizado en un músculo llamado diafragma, que se encuentra entre el abdomen y el pecho. No se sabe con certeza a qué se debe, pero hay dos teorías.

Una primera teoría dice que se produce cuando los ligamentos que unen el estómago al diafragma tiran hacia abajo con los movimientos y oscilaciones de la carrera. Por ello es frecuente tener flato cuando corremos cuesta abajo, muy rápido, de ahí que les suceda mucho a nadadores y ciclistas.

La segunda teoría explica que el flato se debe a que el flujo sanguíneo disminuye en el diafragma para dirigirse a los músculos de las piernas y al estómago debido a que necesitan un mayor aporte de oxígeno y nutrientes. Cuando comemos o bebemos, lo que estamos haciendo es aumentar el flujo al estómago para digerir los alimentos con la consiguiente disminución de riego en el diafragma, con lo cual se provoca el intenso dolor agudo.

Ambas teorías tienen su explicación científica, pero ninguna de ellas está clara.

Una vez sabemos esto, es inevitable preguntarnos qué podemos hacer para evitarlo o, al menos, para que disminuya el dolor.

A continuación os damos algunos consejos para evitarlo:

  1. Cuando corramos cuesta abajo, tenemos que intentar que no se produzcan movimientos muy bruscos, que la zancada sea suave, ya que cuanto más fuerte sea el contacto del pie con el suelo, más estaremos tirando de los ligamentos que soportan el estómago.
  2. Si tenemos intención de correr rápido o realizar un ejercicio de intensidad elevada, deberemos dejar al menos dos o tres horas después de la comida para evitar correr con el estómago lleno. Y prescindir de alimentos con mucho azúcar, grasa y sal.
  3. Es mejor beber a sorbos pequeños que dar grandes tragos. Evitaremos bebidas con gas y bebidas ricas en carbohidratos como zumos.

Y para que disminuya, deberemos tensar con fuerza la musculatura abdominal, poniendo duro el abdomen como si estuviéramos apretando para hacer de vientre y presionar con la mano la zona en la que localicemos el dolor mientras flexionamos el tronco ligeramente hacia adelante. Podemos repetir este ejercicio varias veces hasta que disminuya el dolor.

Aun así, recordad siempre que lo más importante es el sentido común, y que si el dolor es muy intenso, lo más recomendable es parar y seguir otro día.

Por último, y a modo de curiosidad, los deportes en los que es más común sufrir flato son la natación, la carrera, la equitación, las prácticas aeróbicas, el baloncesto y el ciclismo.

2 thoughts on “Qué es el flato y cómo podemos evitarlo”

    1.  Nos alegra que te haya servido de ayuda. No dudes en seguir nuestro blog, encontrarás otras muchas cosas interesantes! Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *