¿Nos generamos nosotros mismos el síndrome postvacacional? ¡Aprendamos a evitarlo!

Se acabaron las tan ansiadas vacaciones y toca volver al trabajo. Es probable que te sientas algo deprimido y que te parezca una tarea muy complicada recuperar el ritmo; desearías seguir allá en la playa o en el lugar de tus sueños. Como eso no es posible no te queda otra opción que superarlo, así que en este artículo te damos algunas ideas para lograrlo.

Volver a la rutina

Muchas personas llegan a experimentar verdaderas depresiones ante la perspectiva de regresar a su rutina diaria tras las vacaciones. Presentan los mismos síntomas de dicho trastorno; desánimo, irritación, ansiedad… Aún sin llegar a casos tan extremos, lo mejor será buscar la forma de resolver el conflicto y aprender a aceptar que la vida normal debe continuar.

Lo ideal será retomar tus actividades gradualmente, poniéndote al día con tus tareas de la manera más calmada que te sea posible. Ingresar de lleno en una actividad frenética y estresante no contribuirá a tu bienestar.

Encuentra todo lo estimulante que hay en tus tareas, motívate a través de tus nuevos retos y proyectos. Piensa que todo ello es precisamente lo que te ha permitido tener unas vacaciones tan bonitas y que si haces bien tu trabajo, quizás las próximas sean aún mejores.

Por cierto, puedes ponerte como meta unas futuras vacaciones geniales, para las cuales estarás dispuesto a trabajar y esforzarte durante todos estos meses.

Atesora y revive los recientes recuerdos de tus vacaciones y comparte las vivencias que has tenido con tus amigos y familiares. Después de todo, esos maravillosos recuerdos estarán allí cada vez que quieras volver a ellos.

No es el fin de tu tiempo libre

Ten en cuenta que no estarás las 24 horas del día y los siete días de la semana trabajando… tendrás días libres y también momentos de ocio y distensión después de tus actividades.

La actividad física puede ser una buena forma de desconectar. Sácale provecho a tu cuerpo planteándote nuevos desafíos. Además, está comprobado que el ejercicio contribuye a mejorar el estado de ánimo.

Valora lo que es tu vida en general, incluyendo sus rutinas y sus momentos de ocio y por sobre todas las cosas los afectos que te rodean. Comprende que es una gran fortuna desarrollar una vida organizada que contribuye a tu estabilidad emocional y psíquica.

Los anteriores son consejos sencillos que pueden ayudarte a superar el síndrome postvacacional. De ellos se desprende que como en todas las cosas de la vida, la actitud es una parte fundamental y cuanto más positiva sea mejor nos sentiremos.

¡Respira Salud!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión