¡Hay que dejar el sedentarismo!

Siempre has escuchado que hay que mantenerse en movimiento, pero quizás no tienes completamente claro cómo conseguirlo. En el presente artículo hablamos de los aspectos motivacionales más importantes para un cambio de vida lleno de ventajas.

El entorno social

Si bien hoy en día hay un consenso bastante oficializado sobre las ventajas de mantener una actividad física regular y una alimentación saludable, a veces, y sobre todo desde el mundo de la publicidad, se ofrecen mensajes contradictorios.

Por un lado se insta al público a lucir bien y a hacer deportes, mientras que por el otro se le invita a abusar de algunos alimentos y bebidas o de aquellas comodidades que le “ahorren” esfuerzos físicos.

Hace falta concienciarse sobre la importancia de abandonar los hábitos sedentarios, superando cualquier mensaje externo. Quizás el estar en contacto con personas que se plantean tal objetivo o ya han iniciado este camino sea un buen “antídoto” contra otro tipo de influencias.

 Buscar información y el asesoramiento de quienes se dedican a la actividad física también creará una conciencia más profunda sobre este tema. En definitiva, un entorno de gente activa ayudará en gran medida a incentivar la superación del sedentarismo.

Metas más amplias

El querer lucir bien para una ocasión o etapa puntual como puede ser el verano, es un camino cortoplacista que llevará en casi todos los casos a que la persona abandone sus hábitos saludables tras determinado tiempo.

La premisa de este importante cambio debe sustentarse en la búsqueda de una mejor calidad de vida que se prolongue en el tiempo. La salud ha de ser una motivación tanto o más relevante que el comprensible deseo de verse bien.

Ventajas y desventajas

Si hacemos una comparación entre los beneficios o perjuicios de una vida físicamente activa, es obvio que las ventajas superarán ampliamente a las… ¿desventajas? Estas últimas pueden ser tan relativas como la falta de tiempo o tan absurdas como la edad. La primera de ellas tiene múltiples soluciones en la mayoría de los casos. Sencillamente no hay motivos adversos para que una persona razonablemente sana abandone o no comience a realizar actividad física.

El ejercicio no debe aburrir

Una de las claves para mantenerse motivado con la actividad física es no caer en la rutina. Esto se consigue en gran medida apelando a las propuestas variadas de los entrenadores profesionales en centros que ofrecen una gran variedad de alternativas en este sentido. Por otra parte, la actividad física puede perfectamente estar asociada al esparcimiento y no transformarse en un trabajo tortuoso. Tampoco hay porqué limitarla a sus espacios habituales.

Esos logros obtenidos en el gimnasio pueden reflejarse fuera del mismo, en aficiones personales que exijan el empleo de destreza, resistencia o agilidad. Ejemplos hay muchos; fútbol, escalada, tenis… ¡escoge el tuyo y ponte en marcha!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión

Comments

  • duetsports 18/01/2016 at 11:40

    Gracias Israel por esos abrazos para todos los entrenadores personales!! 🙂

    Reply