FIBROMIALGIA Y FATIGA CRÓNICA. EJERCICIO ¿SÍ O NO?

Hoy celebramos el Día Internacional de la Fibromialgia. Por eso os hemos preparado este fabuloso post, con una mini entrevista de una abonada de Duet Sports Màgic Badalona. ¡No os la podéis perder!

Generalizar cuando tratamos temas de salut es complicado y muy arriesgado.  En el caso de la Fibromialgia y la Fatiga Crónica más aún porque:

  • Los expertos no están de acuerdo sobre el origen, las causas i el tratamiento ideal.
  • No hablamos de una enfermedad con un diagnóstico basado en la evidencia, sino de un síndrome con un conjunto de síntomas percibidos pero con muy pocos signos clínicos que se puedan constatar objetivamente.
  • Y, como en muchos otros casos, no existe la enfermedad sino los enfermos (casi siempre enfermas). Es decir que hay docenas de categorías y grados diferentes de Fibromialgia y Fatiga Crónica: nos encontramos personas casi incapacitadas que no pueden levantarse de la cama hasta otras que llevan una vida prácticamente normal.

Lo cierto es que el ejercicio es recomendable pero con muchos pero…:

  • Hay que estudiar cada caso y personalizar la indicación. Esto debe hacerlo un médico familiarizado con la enfermedad y que conozca bien las diversas actividades deportivas o de ejercicio al alcance de cada persona.
  • Además, un experto en ejercicio físico, fisioterapeuta o Licenciado en C.A.F.D., debe instruir a la persona y, si es posible, dirigir las sesiones.
  • Debe establecerse una progresión muy lenta de la intensidad del ejercicio, mucho más lenta que en otras personas.
  • Los periodos de ejercicio continuo y las series de tonificación han de ser más cortos y los descansos más largos.
  • No hay que imponerse entrenar a toda costa. Los días en que los síntomas son más intensos no se debe entrenar o ha de reducirse mucho la intensidad.

Hay que tener especial atención ya que las experiencias negativas, los entrenos inadecuados, las actividades competitivas o bien seguir los consejos de la vecina o vecino, bienintencionados pero sin preparación en el tema, pueden desencadenar la Quinesofobia. Esta provoca el miedo al ejercicio, por la fatiga aguda y el dolor intenso y prolongado que han podido producirse por estas malas prácticas. Esto puede desencadenar un círculo vicioso de inactividad, pérdida de la forma física y tolerancia cada vez menor al ejercicio y a la actividad física, etc.. que lleve a la incapacidad absoluta de esta persona.

¿Qué podemos esperar del ejercicio?
Desde luego, no podemos esperar la curación. Pero algunas cosas pueden mejorar con un buen programa de ejercicios. Por ejemplo:

  • Puede mejorar la capacidad funcional, deteriorada por la inactividad.
  • Puede mejorar el sueño nocturno y restablecerse un ciclo normal de actividad y reposo.
  • Puede aliviarse, que no suprimirse, el dolor.
  • Mejorará la autoestima y el estado de ánimo, y esto condicionará el resto de síntomas para disminuirlos.

En formas moderadamente graves, graves o muy graves de Fibromialgia o Fatiga Crónica no debe hacerse ejercicio de ninguna clase. En formas leves y en los casos límite, aquellos en que no hay casi diferencias con los no enfermos, deben aplicarse todos los consejos recogidos aquí. Para determinar el grado es necesaria la valoración por un experto. En los últimos años se ha probado con éxito un sistema de valoración a través de la Ergometría,  esto es, una prueba de esfuerzo monitorizada en la que se valora la CAPACIDAD AERÓBICA de la enferma/o.

ENTREVISTA ABONADA DUET SPORTS MÀGIC BADALONA

Y a continuación el punto de vista de Consol Murcia, una abonada de Duet Sports Màgic Badalona que sufre Fibromialgia pero que no abandona la lucha e intenta hacer una vida normal al máximo con Duet Sports!

¿Qué sentiste cuando te diagnosticaron la enfermedad?
Un poco de miedo y a la vez descanso, porque llevaba mucho tiempo sin saber qué me pasaba. Al comienzo de la enfermedad tuve una crisis de ansiedad que se prolongó en una depresión aguda. Después de intentar salirme con medicación, terapia y actividades de todo tipo, pedí a mi médico de cabecera una segunda opinión con un reumatólogo: ella me lo diagnosticó.

¿Fue entonces cuando empezaste a hacer deporte?
No, ya hacía natación pero tuve que dejarlo porque no tenía fuerzas para practicarlo. Me puse en contacto con la Asociación de Fibromialgia de Badalona y por mediación de ellos empecé a hacer unos ejercicios muy suaves en un gimnasio de la ciudad.

¿Te duele cuando haces deporte? ¿Por qué lo practicas?
Hay días en que no puedo realizar los ejercicios porque estoy muy cansada pero en cuanto me encuentro mejor, empiezo de nuevo, porque esta enfermedad es lo que tiene, tienes que empezar poco a poco para no tener recaídas. El ejercicio físico es necesario para mantener un buen tono muscular y la autoestima alta. Además me siento diferente después de una sesión de Yoga, de Pilates, de estiramientos o de aquagym … como más ligera y no siento tanto dolor.

¿Qué sientes cuando estás en Duet Sports?
Me siento bien, ya que los monitores están muy pendientes de ti y al mismo tiempo es un lugar de reunión donde encuentro a mis amigas.

¿Le puedes dar un consejo a todas aquellas personas que sufren lo mismo que tú?
Pues el primer y único consejo sería que no se queden en casa por nada del mundo. Que realicen cualquier actividad por muy pequeña que sea: disfrutar del Sol, tomar un café, salir con las amigas, hacer una actividad física moderada, apuntarse a un curso de inglés o de ganchillo. ¡Lo que sea con tal de no quedarse en casa!

Hoy más que nunca… ¡Respira Salut!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión