Cómo detectar si sufro fibromialgia y fatiga crónica

Hoy vamos a tratar a dos monstruos silenciosos que habitan en nuestra sociedad moderna.

La fibromialgia y la fatiga crónica, ambas además con un alto componente psicológico y cuya afectación recae en mayor medida en la población femenina comprendida entre los 30 y 50 años, son grandes desconocidos y es de radical importancia saber detectar los síntomas principales para evitar agravar la situación y minimizar el sufrimiento.

La Fibromialgia

La fibromialgia parece imperceptible a primera vista porque quien la sufre puede mostrar un aspecto saludable y en un examen físico general casi siempre puede dar un resultado dentro de la normalidad.

Sin embargo un examen cuidadoso de los músculos de quien la sufre revela zonas sensibles al tacto en lugares específicos. A estas zonas se les llama puntos hipersensibles.

Éstos puntos se caracterizan por ser hiperalgésicos (muy dolorosos) y rígidos que afectan también a tendones y a los tejidos blandos más próximos.

Este sindrome ocasiona también dolores generalizados y agotamiento profundo de naturaleza impredecible. Al no estar sujeto a un patrón determinado invade a quien lo sufre, con un sentimiento de impotencia ante la incapacidad de realizar las actividades más cotidianas y ante los compromisos tanto familiares como profesionales.

No resulta fácil para muchos afectados la aceptación de esta enfermedad y ofrecen una resistencia contraproducente que llega a empeorar todavía más su estado de salud.

Es importante aceptar que algunas tareas deberán de aplazarse en otro momento, y otras deberán de modificarse para adaptarse mejor a su situación para mejorar los síntomas.

En referencia al descanso el factor sueño en ocasiones agrava la situación ya que la calidad del mismo es mala e impide alcanzar las fases mas profundas y reparadoras del organismo.

Numerosos casos se inician tras hechos de naturaleza puntual tales como infecciones víricas o bacterianas, accidentes de tráfico, separaciones matrimoniales, problemas en el seno de la familia, con los hijos, etc.

También puede ser causada o agravada por estrés físico o mental, un traumatismo físico, una exposición excesiva a humedad o frío o, padecer una enfermedad reumática.

Aunque todo esto no parece que sea la causa de su origen, si que despiertan una anomalía oculta en la regulación de la capacidad de respuesta a determinados estímulos dolorosos.

Tratamiento

Hemos de tener en cuenta que muchas personas afectadas por esta enfermedad han estado parte de su vida, de un médico a otro sin saber lo que les pasaba. La información y la comunicación con otras personas también afectadas son una forma importante de terapia.

También hemos de saber que algunas personas que padecen fibromialgia presentan síntomas leves y necesitan muy poco tratamiento, una vez que comprenden la dolencia que padecen y lo que la empeora.

Sin embargo, otras, necesitan un programa de cuidado completo, incluyendo medicamentos, ejercicios y entrenamiento sobre técnicas para sobrellevar el dolor:

  1. Los programas de ejercicios más efectivos serán aquellos basados en estiramientos.
  2. La mejora de la capacidad cardiovascular.
  3. Técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad.
  4. Masaje para calmar y aumentar la circulación de la sangre a los músculos tensos y dolorosos. De este modo también eliminamos toxinas como el ácido láctico y reeducamos a los músculos y las articulaciones que se han desajustado mecánicamente.

Síndrome de fatiga crónica

Está caracterizada por un cansancio o agotamiento fuerte y prolongado, que no se alivia con el descanso y no se ve afectada directamente por otras enfermedades.

El grado de cansancio es lo suficientemente fuerte como para disminuir un 50% la capacidad de la persona para realizar las actividades diarias. Ademas esta presente una fiebre leve y los ganglios linfáticos del cuello o las axilas sufren hipersensibilidad.

Es posible que aparezca tras una enfermedad viral causando una inflamación de las vías en el sistema nervioso, y que esta inflamación pudiera ser una especie de proceso de respuesta inmunitaria.

También pueden jugar un papel desencadenante otro factores como la edad, el estrés, el medio ambiente o la genética.

Al igual que la fibromialgia, quien sufre la fatiga crónica no se siente descansado después de haber dormido suficiente tiempo y esto recae directamente en el aspecto psicológico, ya que provoca situaciones de falta de memoria y otros síntomas similares que incluyen dificultad de concentración, confusión o irritabilidad.

Tratamiento

Los estudios nos muestran que aquellas personas que son tratadas con programas de rehabilitación tienen un mejor pronóstico de avanzar significativamente, que aquellas que no buscan tratamiento.

Con lo cual, si sientes fatiga intensa y persistente es esencial que busques asistencia médica cuánto antes, de lo contrario pueden surgir de tu situación algunas complicaciones, tales como:

  • Limitaciones en tu estilo de vida y cotidiana.
  • Depresión, ansiedad y desmotivación ante una situación que no se llega a comprender y que pone freno a tu desarrollo de tu vida.
  • Efectos secundarios y reacciones adversas a tratamientos con fármacos inadecuados.
  • Aislamiento social causado por la fatiga que desemboca en un sentimiento de soledad y exclusión.

Entre las opciones para el tratamiento del síndrome de fatiga crónica podemos incluir:

  1. Técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad como meditación, exploración corporal, respiración consciente o “mindfullness” (conciencia plena).
  2. Masajes relajantes superficiales sin presión para sedar y relajar.
  3. Drenaje linfático para eliminar la acumulación de toxinas.

Desde @entrenatuenergía consideramos que es de vital importancia tomar consciencia del tema y compartirlo para mejorar la vida de quienes nos rodean, dejando el mundo un poco mejor de como nos lo encontramos.

Si conoces a alguien que vive una situación de éste tipo anímala a afrontarla y a encontrar ayuda para mejorar su calidad de vida. Te lo agradecerá 🙂

Si te ha gustado este post no olvides dejar tu comentario y compartirlo con esas personas que más lo necesitan. Puedes seguirnos también en Instagram @entrenatuenergia.

¡Entrena tu energía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *