El cuerpo nos habla: el dolor local y el dolor reflejo

¡Hola a todos! Soy Pau Rodríguez, quiromasajista de Duet Fit Bruc. Es un gran placer iniciar esta etapa de colaboración en el blog Entrena tu energía. Os daré los mejores consejos y mucha información útil para que tengáis una buena conciencia corporal y así podáis mantener una buena salud física en general. Todo, relacionado con el mundo de la terapia manual: las técnicas de masaje más avanzadas, las lesiones más frecuentes y sus tratamientos y diferentes maneras de entender la anatomía humana en general.

Empezamos por el “principio”. Cuando hay alguna estructura de nuestro cuerpo que no funciona correctamente, una de las señales que nos da el cuerpo es la molestia o el DOLOR. Pues, en este primer artículo os explicaré el porqué del dolor y los 2 tipos de dolor que podemos sentir: DOLOR LOCAL y DOLOR REFLEJO.

Es importante saber escuchar nuestro cuerpo y diferenciar qué tipo de dolor tenemos, ya que entonces podremos encontrar el mejor tratamiento y la mejor recuperación, ponernos manos a la obra (reponer, relajarnos, hacer estiramientos suaves, tonificar la zona afectada …) y si es necesario ponernos en manos de un profesional de la salud.

El cuerpo nos habla

¿Quién no ha sentido nunca dolor cuando hacemos un movimiento? La pregunta es, ¿por qué sentimos dolor? El dolor es la señal nerviosa que nos da nuestro cuerpo para avisarnos de que hay alguna estructura o zona que no funciona correctamente, que algún tejido está dañado o tiene una disfunción.

Tensiones excesivas

Un mal movimiento, un movimiento brusco, una mala postura o un exceso de movimientos repetitivos sin tener una buena preparación física, puede hacer que algunas estructuras (músculos, tendones, ligamentos, tejido conectivo) acumulen y no soporten tensiones excesivas y consecuentemente estos tejidos se sobre estiren, se contracturen, se sobrecarguen, se bloqueen o se rompan produciendo dolor.

El por qué del DOLOR: una visión positiva

De hecho, una visión positiva del dolor es que la mayoría de veces el dolor es la mejor señal que nos puede dar nuestro cuerpo ya que nos ayudará a no seguir haciendo ese movimiento que podría empeorar el funcionamiento de aquella estructura (articulación, músculo o ligamento) y nos motivará a hacer reposo, reducir, modificar o parar la intensidad de nuestra actividad física o de nuestro “ritmo diario”.

“Una visión positiva del dolor es que nos ayudará a no seguir haciendo ese movimiento que podría empeorar la situación”

Escuchemos nuestro cuerpo: diferenciar entre dolor LOCAL y dolor REFLEJO

Si escuchamos bien nuestro dolor lo podremos diferenciar en 2 tipos:

El DOLOR LOCAL, será aquel que se manifiesta en el mismo lugar donde se produjo la disfunción (o lesión).
El DOLOR REFLEJO, será aquel que se manifiesta lejos del origen de la disfunción (o lesión).

Como localizamos los 2 tipos de dolor?

Para saber el origen del DOLOR LOCAL, buscaremos y palparemos con una intención y profundidad suficientes la zona dolorida. Si notamos un DOLOR “claro” a la presión (dolor agudo, pinchazo, calor,…) sabremos que la estructura ha acumulado un exceso de tensión y tiene una disfunción o patología donde estamos palpando.

Normalmente el dolor REFLEJO nos indicará que tenemos afectado un nervio o un tejido blando profundo como son los ligamentos lumbares o cervicales.
Para saber el origen del DOLOR REFLEJO, escucharemos como irradia el DOLOR y nos encontraremos con las siguientes situaciones:

  1. El dolor reflejo irradiará de la columna vertebral “hacia abajo” y “hacia fuera”: de las cervicales hacia los brazos, de la espalda hacia los laterales y/o frontal del tórax, o bien, de las lumbares hacia el cadera y/o piernas. Los nervios salen de la columna vertebral e irradian todo el cuerpo, en dirección siempre “hacia abajo” y “hacia fuera”.
  2. El dolor reflejo nunca cruzará la columna vertebral
  3. Una mayor distancia del dolor reflejo, nos indicará una mayor gravedad de la disfunción
  4. En la zona del dolor reflejo (alejada del origen) normalmente no tendremos dolor a la palpación
  5. Acompañando la zona del dolor reflejo, podremos notar otras sensaciones como hormigueo o “corriente elétrica”, pérdida de sensibilidad al tacto, calor o pérdida de fuerza muscular. En estos casos el nervio estará irritado o comprometido por la presión de algún músculo o alguna otra estructura.

Por ejemplo, si notamos alguna de estas molestias en los hombros, brazos, manos o dedos de las manos, podemos pensar que hay algún nervio de la zona de las cervicales afectado, en algún punto de su tramo nervioso.

Y ahora, como podemos trabajar los 2 dolores?

Como terapeutas, ayudaremos a reducir la tensión acumulada y movilizaremos el tejido afectado correspondiente.

Si nos encontramos con un dolor LOCAL, trabajaremos directamente la zona donde tenemos el dolor disminuyendo la tensión con la movilización del tejido utilizando diferentes técnicas como son el masaje transverso, el masaje miofascial, técnica de liberación de puntos gatillo, liberación de tensión en musculatura relacionada,…

Y atención! ¿Qué haremos si nos encontramos con un dolor REFLEJO? Pues buscaremos si hay algún dolor LOCAL o el exceso de tensión que esté produciendo el dolor REFLEJO. Muchas veces el dolor REFLEJO es mucho más claro e intenso que el dolor LOCAL o la propia tensión que está produciendo el dolor REFLEJO.

“Si nos encontramos con un dolor REFLEJO buscaremos el dolor LOCAL o el exceso de tensión que está produciendo el dolor REFLEJO”

Si el dolor REFLEJO proviene de una disfunción radicular (protusión o hernia discal), puede que no encontramos ningún dolor LOCAL, pero sí podremos entender cuál es la zona que ha acumulado más tensión y así ayudar a liberarla con las técnicas más adecuadas de quiromasaje, dando al paciente las mejor indicaciones, y si es necesario, lo derivaremos al profesional correspondiente.

Tener un conocimiento adecuado de nuestro propio cuerpo y una buena conciencia corporal es de gran ayuda para tener más recursos y reducir o acabar eliminando el dolor, sentirnos más sanos y tener el máximo equilibrio posible.

En los siguientes posts, relacionado con el dolor reflejo, hablaremos también de los signos y síntomas de una hernia discal y como liberar la tensión del cuerpo para disminuir su afectación.

Si has encontrado el post interesante, coméntalo y suscríbete al blog Entrena tu energía… con mucha salud!

About the author

Quiromasajista en DUET FIT BRUC "El mejor tratamiento comienza con una buena valoración" larquitecturadelcos.com

Unirse a la discusión