El deportista es el responsable principal de velar por su salud y por el juego limpio: dopaje, el lado oscuro del deporte.

El tema del doping sobrevuela siempre el ambiente deportivo, pero lo hace de forma todavía más intensa cuando se disputa un evento de alto nivel, como ocurre actualmente con el Mundial de Brasil. Los controles son cada vez más estrictos y al parecer la vigilancia funciona, pues las pruebas realizadas hasta ahora a 800 futbolistas en la presente cita mundialista han dado resultados negativos.

Los avances científicos permiten perfeccionar cada vez más las técnicas de detección del dopaje en las competencias deportivas de todo tipo. También gracias a la investigación se establecen nuevos criterios en relación a las sustancias que pueden influir en el desempeño de los deportistas de las distintas disciplinas. Hoy te ponemos al día con las últimas novedades en este artículo:

Recientes avances

Este mismo año se dio a conocer que investigadores de la Universidad de Texas habían desarrollado un nuevo método que supera la efectividad de la espectrometría de masas empleada hasta el momento. Esta consiste en la emisión de haces de electrones a través de muestras de orina para obtener iones medibles mediante un campo magnético, lo cual permite detectar un amplio espectro de sustancias, aunque no todas.

El nuevo método, denominado PIESI, se utilizaba anteriormente para detectar sustancias nocivas en el agua, pero aplicado ahora a la identificación del dopaje ofrece una efectividad mucho mayor. Por otra parte, aumenta la capacidad de detección en lapsos más largos de tiempo desde el consumo de la sustancia.

Los expertos creen que el PIESI ayudará a reducir significativamente los casos de dopaje en las competencias deportivas, acercándose a una efectividad absoluta.

El vino tinto como dopaje

La tradicional bebida parece que también debe ser considerada una sustancia ilegal en el mundo del deporte, según constataron investigadores de la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad de Kingston (Reino Unido). Los científicos descubrieron que el vino tinto puede incrementar la eficacia de los deportistas ya que aumenta la concentración de testosterona, hormona relacionada con el rendimiento físico. La quercetina que posee el vino bloquea una enzima que permite la expulsión de testosterona a través de la orina, elevando sus niveles en el cuerpo.

Es de esperar que de aquí en adelante las técnicas para la detección del dopaje en el deporte se perfeccionen cada vez más, permitiendo competencias más equitativas y limpias. Como contrapartida, hay en el horizonte formas de dopaje cada vez más sofisticadas que también se benefician de los avances técnicos, dotando a la carrera contra el dopaje de un ritmo frenético.

Algunos especialistas advierten del posible uso de estimulación neuronal e incluso en un futuro no muy lejano se ve como posible el uso de alteraciones genéticas. Aunque tales extremos puedan parecer como de ciencia ficción, son realidades que están a un tiro de piedra gracias a la revolución científica y tecnológica de nuestro tiempo.

Algunos de los valores más importantes del deporte, sobre todo en su condición de espejo de la sociedad, son los del juego limpio y la vida sana. Una victoria empañada por ayudas ilegales y potencialmente perniciosas para la salud no pasa nunca a la historia por la puerta grande. Por este motivo, lo más inteligente es rechazar el dopaje en cualquier ámbito o nivel de la vida deportiva.

¡Respira salud!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión