Cuando practiques deporte cuídate de las altas temperaturas

El calor estival obliga a tomar una serie de precauciones a quienes practican actividades físicas, sobre todo para evitar deshidrataciones, hipertermias y otras complicaciones en el organismo. Cuando practiques tu deporte favorito en verano sigue algunos consejos básicos para no pasar sustos o malos momentos.

Cosas a tener en cuenta

Cuando realizas una actividad física, la temperatura de tu cuerpo aumenta significativamente. La gran mayoría de la energía que produces al estar en  movimiento se transforma en calor. El organismo dispone de algunos mecanismos para regular dicho aumento de temperatura, de los cuales el más importante es la sudoración. La conducción es otro de los sistemas mediante los cuales el cuerpo regula su temperatura. Consiste en lograr la pérdida de calor a través del contacto con el aire y la humedad circundantes. El organismo también pierde temperatura por radiación, lanzando el calor hacia el ambiente.

Tales mecanismos se ven bastante disminuidos cuando las temperaturas rondan los 35 grados centígrados o si la humedad del aire es muy baja, así que podrías evitar la práctica del deporte al aire libre en estas condiciones y optar por las actividades físicas ‘indoors’ en instalaciones acondicionadas.

Posibles consecuencias de un sobrecalentamiento

El organismo se autorregula para mantenerse en una temperatura cercana a los 37 grados. Un ejercicio en condiciones normales puede elevar esta temperatura uno o dos grados sin ninguna consecuencia negativa, pero si se superan los 40 ó 41 grados puede haber varias complicaciones a nivel orgánico.

Los calambres son una de las consecuencias más comunes del exceso de temperatura corporal y están estrechamente ligados a la deshidratación. También se pueden producir desvanecimientos, agotamiento, nauseas y otros síntomas desagradables.

Las precauciones

Cuando hace mucho calor es aconsejable que realices tus ejercicios físicos en las primeras horas de la mañana o en las últimas de la tarde, cuando la temperatura suele bajar. Esto permite también evitar el período de mayor radiación solar, en caso de que practiques deportes al aire libre.

Deberás llevar ropa ligera, cuyos tejidos te permitan transpirar con normalidad. Además, en espacios abiertos se aconsejan vestimentas de colores claros y una correcta protección en la cabeza con una gorra o visera.

Es muy importante que bebas agua antes, durante y después de la actividad física. Esto puede lograrse utilizando cinturones con bidones o pequeñas mochilas con botellines de agua.

Evita consumir bebidas con alcohol antes del ejercicio, ya que contribuyen a la deshidratación. También debes abstenerte de la cafeína, que  te hará perder agua por sus efectos diuréticos.

Lo más importante es evitar hacer ejercicio cuando el calor es excesivo, ya que no se trata de sufrir sino de realizar una actividad agradable y motivadora.

¡Respira salud!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión