Creencias erróneas sobre el ejercicio

Uno de los factores más importantes del ejercicio es contar con la información necesaria para practicarlo adecuadamente. A nivel popular se ha extendido una serie de mitos y errores en relación a la actividad física, y a pesar del gran volumen de información que circula en la actualidad, estas creencias equivocadas subsisten en muchas personas. Hoy tratamos algunas de ellas:

Cuanto más sudas, más adelgazas

Es probablemente el más extendido de los errores en relación a la actividad física. Lo cierto es que al transpirar lo único que se pierde es agua y algunos minerales, pero en ningún caso se elimina la grasa. Por ello la práctica de ponerse ropa en exceso o materiales plásticos para sudar más copiosamente no tiene ningún sentido y es más bien contraproducente, ya que puede provocar una deshidratación excesiva.

Los abdominales eliminan la tripa

Este también es un mito muy extendido. El exceso de grasa abdominal disminuirá con una combinación de ejercicio y dieta equilibrada. Además, es imposible lograr una reducción de grasa en forma localizada. A medida que haces ejercicio y te alimentas sanamente, tu cuerpo tenderá a eliminar la grasa sobrante en todas las partes donde exista. Con los abdominales lo que se logra es fortalecer y tonificar los músculos de esa zona.

Si hago ejercicio puedo comer sin límites

Perder peso mediante el ejercicio dependerá de la relación entre las calorías ingeridas y el gasto energético de la actividad física realizada. Si quemas determinada cantidad de calorías y luego las recuperas o incluso superas su cantidad, no lograrás adelgazar e incluso podrías ganar peso.

No hay que tomar agua cuando se hace ejercicio

Es bastante curioso que este mito haya surgido en algún momento, ya que es exactamente lo contrario de lo que realmente debe hacerse. Definitivamente es necesario mantener la hidratación antes, durante y después de cualquier actividad física.

El deporte aumenta el apetito

Todo lo contrario, las personas que hacen ejercicio regularmente tienden a normalizar su apetito y no consumir más de lo que necesitan. Esto tiene causas fisiológicas ampliamente comprobadas por estudios científicos.

Se queman más calorías por las mañanas

El horario no influye en el gasto energético. Lo importante es realizar actividad física regular. Lo que sí es factible es que te sientas más vital por las mañanas, luego del descanso nocturno. En la tarde o la noche, cuando has realizado tus actividades diarias, seguramente tendrás un poco menos de energías, pero eso no te impedirá ejercitarte. Recuerda que, si sales a correr por las mañanas, es muy importante desayunar en condiciones antes del entrenamiento.

En resumen, durante muchos años la gente ha elaborado ideas fantasiosas sobre el cuerpo y el ejercicio, pero la ciencia y los especialistas deportivos han logrado conocer la verdad sobre el tema en base a la investigación. Por ello, cuando te surjan dudas sobre tu actividad física, siempre recurre a profesionales en la materia.

¡Respira salud!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión