¿Conoces el método del plato?

El método del plato te ayudará a llegar a tu peso ideal y a mantener una dieta saludable y equilibrada

El sobrepeso y la obesidad (y todas las patologías que derivan de esta situación, como la diabetes, el colesterol o la hipertensión) no son más que el reflejo del estilo de vida de la sociedad en la que vivimos. Actualmente, la tasa de sobrepeso en la población española de entre 25 y 64 años es de un 39,3% y de un 21,6% en el caso de la obesidad, siendo más elevada la prevalencia en los hombres que en las mujeres.

La falta de actividad física o la ingesta excesiva de las raciones que ingerimos de algunos grupos de alimentos o sólo de algunos nutrientes en particular (como el azúcar o la grasa) son algunas de las razones por las que la sociedad cada día pesa más. Y sobre esta última cuestión me gustaría ahondar.

¿Qué significa seguir una dieta equilibrada? o mejor dicho, ¿saludable? Variar, controlar, escoger y disfrutar aquello que vamos a comer. Los sentidos desarrollan un papel muy importante y es por ello que jugar con los colores, las cocciones y las cantidades de los alimentos nos ayuda a que nuestra salud se mantenga y mejore.

Para conseguir este objetivo, el método del plato es una herramienta muy útil, sencilla y práctica, aplicable tanto a la comida como la cena. Aunque en su origen fue pensada para la población diabética, actualmente es una guía dirigida a todo tipo de público.

¿En qué consiste? El primer paso se trata de dividir un plato llano grande en dos mitades:

  • La primera mitad debe estar formada por vegetales, combinando crudos y cocinados. Se trata de ir aumentando la cantidad de productos de origen vegetal en nuestra dieta, con el objetivo de eliminar el exceso de carne roja y/o blanca. Además de conseguir que la ingesta calórica total sea menor, reduciremos la ingesta de grasas saturadas y colesterol, entre otros. Estudios recientes concluyen diciendo que la menor ingesta de carnes y embutidos (y productos de origen animal en general) disminuyen el riesgo de sufrir cáncer colorectal.
  • La otra mitad se divide en dos cuartos:
    • El primero estará compuesto por alimentos proteicos: carne (preferentemente pollo, pavo o conejo), pescado o huevos (4 unidades como máximo a la semana). El tamaño tanto del filete de carne como de pescado se recomienda que sea similar al de la palma de la mano.
      • Se ha visto que el consumo de pescado desplaza al de carne y que además aquellas personas que lo ingieren más frecuentemente tienen tendencia a consumir más verdura y fruta (probablemente es porque estén más preocupadas por su salud).
    • El segundo cuarto lo formarán los alimentos que destacan por su alto contenido en carbohidratos, como son la pasta, el arroz, la patata, el cous-cous, la quinoa y las legumbres, entre otros. La cantidad debe ser la equivalente a una taza.

Además de estos grupos de alimentos que confieren el plato, la comida y la cena se acompañarán de agua y de una pieza de fruta como postre.

Mi experiencia en consulta privada es muy positiva respecto a este método. Una pauta alimentaria cuyo objetivo sea perder peso no conlleva seguir una alimentación monótona, restrictiva o aburrida. Debe ser lo contrario, una oportunidad para experimentar con nuevos alimentos, probar nuevas formas de cocción y recetas… en definitiva, un nuevo estilo de vida. Seguir este método nos ayudará a mantener una alimentación saludable, equilibrada y variada, procurando aprovechar los alimentos que nos ofrece cada estación del año.

No debemos olvidar la práctica de actividad física diaria para así mantener el peso dentro de unos márgenes estables.

About the author

Dietista-nutricionista en Duet Sports Cotxeres Borbó. "Nuestra alimentación debería ser la mejor medicina"

Unirse a la discusión