CÓMO UTILIZAR LA SAUNA

En el post de hoy continuaremos tratando el tema de la sauna. ¿Qué debemos saber antes de utilizarla? ¿Cómo deben ser las sesiones?

RECOMENDACIONES PARA UTILIZAR LA SAUNA

Tiempo indicado: Si deseas empezar a disfrutar de la sauna sería más indicado realizar una sesión completa de más de una hora una vez por semana. Esto será mucho más provechoso que hacer diez minutitos rápidos cada día.

Cuando: Procura no hacerla al final del día, sobre todo si sufres un poco de insomnio, ya que puedes desvelarte más. Por el contrario, si se toma por la mañana o primera hora de la tarde, después dormiréis más profundamente y el sueño será más reparador.

Como: Evita tomarla en ayunas y también después de una comida pesada y abundante. Es muy beneficioso tomar ciertas bebidas al final de la sesión. El agua mineral, el zumo natural y las infusiones son las más recomendadas. Desaconsejado del todo el Café y el alcohol.

COMO PROGRAMAR LA SESIÓN DE SAUNA

La sesión de sauna comienza con una ducha de agua caliente para higiene y para preparar el cuerpo para el aumento de la temperatura. Debemos secar para entrar en la sauna. Algunos recomiendan entrar mojados, pero esto puede limitar la sudoración.

A continuación nos sentamos o nos estiramos en los bancos bajos, que es donde la temperatura es menos elevada. Si a los cinco minutos estamos bien, podemos subir más alto. Este primer periodo debe durar menos de doce minutos y los dos últimos debemos permanecer sentados para evitar marearse si nos levantamos rápidamente.

Ahora toca salir un rato, pero la sesión no se ha acabado ni mucho menos. Es el momento de aprovechar al máximo el efecto circulatorio de la sauna. ¿Os acordáis de como los finlandeses pelean con ramas de abedul? Nosotros podemos tener el mismo resultado con un guante de cuerdas bajo la ducha. Esto será muy útil para las personas que tienen la piel pálida y fría y mala circulación en general. También puede ayudarnos a aumentar el riego sanguíneo en zonas afectadas con acumulaciones de grasa, la popular celulitis. ¡También iría bien un masaje!

Es el momento de enfriarnos. Podemos limitarnos a caminar por una zona de temperatura suave y sin corrientes de aire hasta recuperar la temperatura normal. Si estamos acostumbrados podemos enfriarnos con agua fría a más o menos presión. Los más valientes, siempre que no sufren hipertensión, problemas cardíacos o arteriosclerosis, pueden hacer una inmersión en la pila de agua fría, no más de 15 segundos.

Y ahora toca relajarse. El masaje es lo ideal, pero podemos también estirarnos un rato en un lugar templado abrigados con el albornoz o cubiertos con la toalla o meternos en la bañera de hidromasaje. 15 minutos y estaremos como nuevos.

Y si ya tenemos mucho costumbre, podemos hacer ahora una segunda entrada en la sauna, más cortita y seguida del mismo protocolo de enfriamiento y relajación. ¿Ves ahora porqué necesitamos más de una hora para hacer una sauna?

¿Pueden disfrutar todas las personas de la sauna tal y como la hemos descrito? ¡No! Muchas personas deben evitar un exceso de exposición o abstenerse por completo. Pero eso ya lo trataremos en otro momento.

Si deseas ver el artículo anterior lo puedes leer aquí.

¡Respira Salud!

3 thoughts on “CÓMO UTILIZAR LA SAUNA”

    1. Hola Carlos,

      siempre deberíamos tomar el aire (inspirar) por la nariz, salvo en situaciones muy especiales como la respiración que se hace durante los partos.
      Pero ¿como expulsamos el aire, por la nariz o por la boca? Depende de las circunstancias. Cuando se busca retener el calor corporal y no perder energías la expulsamos por la nariz. Así notamos una sensación de calor en la nariz cuando sale el aire. De esta manera se calienta el sistema termorregulador de la naso faringe (cornetes, etc ..) y el aire que entra por la nariz (frío) encuentra calor que lo calienta y hace que no sea nocivo para el sistema respiratorio.
      Cuando estamos en un medio caliente como la sauna o haciendo footing, si soltamos aire por la boca contribuimos a enfriar el cuerpo (perdemos energía) ya que la nasofaringe se enfría más y la lengua y la boca expulsan calor del cuerpo. Esto es espectacular en los perros o los felinos que se “enfrían” a través de la boca cuando jadean.
      Por tanto, si no queremos dejar subir demasiado la temperatura como ocurre en la sauna, es mejor expirar por la boca. Pero siempre inspirar por la nariz, sobre todo en la sauna, donde podemos respirar un ambiente un poco viciado y es necesario que la nariz haga de “filtro” contra microorganismos y otros tóxicos.Espero haber resuelto tu pregunta. Y nunca mejor dicho ¡Respira Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *