¿Cómo superar una lesión?

Las lesiones provocadas por la actividad física representan en primer lugar un contratiempo para la salud, pero también están rodeadas de factores psicológicos que deben atenderse especialmente.Cuando nos enfrentamos no sólo a molestias físicas sino también a la posibilidad de interrumpir la actividad o el entrenamiento al que estamos acostumbrados, pueden producirse conflictos en nuestro estado de ánimo.

Nos gustaría compartir contigo algunas recomendaciones para superar estos problemas, que toda persona físicamente activa enfrentará en mayor o menor medida en el transcurso de su actividad.

Primero de todo hay que asumir la lesión

Muchas veces, las personas acostumbradas a practicar deporte no pueden aceptar el hecho de que deberán guardar reposo o seguir un tratamiento, lo que significa un cese en sus actividades habituales. La pérdida de entrenamiento o la cancelación de fechas son a veces perspectivas amargas tanto para profesionales como para aficionados.

Si te encuentras en una situación como esta, debes tomar conciencia de que la lesión es un imponderable que ya ha sucedido. Asumiendo profundamente este hecho ya consumado, debes mirar hacia adelante y concentrarte únicamente en la recuperación. Cuanto más efectiva sea la misma y más fiel seas a las recomendaciones médicas, mejor será tu desempeño deportivo en el futuro.

Es importante que pienses en tu vida deportiva a partir del nuevo problema y no como si éste no existiera. Debes dejar atrás todos aquellos planes inmediatos que se vieron interrumpidos por la lesión y fijarte nuevos objetivos tras la superación del problema.

Tener un plan de recuperación

El entrenador o el médico trazarán un plan de rehabilitación definido y claro, donde todas las etapas estarán bien estructuradas. Es importante que te adaptes a este cronograma sin descuidos ni ambigüedades. Ten en cuenta que no hay “lesiones típicas” porque ningún deportista es igual a otro, de lo cual se desprende que cada plan de recuperación presentará diferencias y matices según la persona. Muchas veces estos planes se componen de metas intermedias, antes de la recuperación, cuya concreción gradual puede mejorar el ánimo del deportista.

El cambio repentino en la actividad, combinado con los fármacos requeridos para el tratamiento de una lesión, pueden provocar ciertos niveles de depresión. Aún si este no fuera tu caso, lo más importante es que mantengas una actitud enteramente positiva, fijando tus objetivos en la recuperación.Ante la imposibilidad de lograrlo, no dudes en acudir a la ayuda de un profesional en psicología. Algunos de ellos están especializados en el área deportiva.

Ejemplos en los deportistas de élite

Prácticamente todos los deportistas famosos han debido superar lesiones en algún momento de sus carreras. Sus procesos de recuperación pueden ser ilustrativos para profesionales y aficionados.

¿Recuerdas el caso de Rafa Nadal? El tenista balear ha enfrentado diversas lesiones desde el inicio de su trayectoria, lo cual no le ha impedido destacar como tenista al más alto nivel. Actualmente sufre las secuelas de una lesión en la rodilla y trabaja a tope en su recuperación.

Lo mismo puede decirse de Pau Gasol, quien incluso recientemente ha estado de baja por una lesión en el pie. Estos contratiempos tampoco mermaron el éxito de su carrera.

Y éstos obviamente no son los únicos casos: Amaya Valdemoro enfrentó el pasado año la que ella misma definió como “la lesión más rara del mundo”, por la fractura de sus dos muñecas. Tras 115 días de recuperación, Amaya lo tuvo muy claro: “Volveré a ser la de siempre”, dijo. Estos deportistas son ejemplos claros a seguir.

¡Respira salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *