¿Cómo elegir la bebida idónea?

Concebidas para ayudar al deportista durante grandes esfuerzos, las bebidas isotónicas y energéticas se han impuesto con fuerza en el mundo del deporte desde hace algunos años por sus promocionados beneficios. Pero es sumamente importante conocer su composición y saber cuáles son los elementos que te aportan verdaderos beneficios desde el punto de vista científico.

Presuntas ventajas

Los partidarios de las bebidas isotónicas señalan la hidratación y la reposición de energías como factores sumamente importantes en su utilización. Por otra parte, según algunas teorías, las vitaminas B1, B2 y B6 que contienen algunas de ellas favorecerían el trasporte de glúcidos a través del organismo, lo cual permitiría recuperar fuerzas en forma más rápida. En resumen, las bebidas isotónicas te ayudarían entonces a reponer minerales y energía, además de hidratarte.

Quienes recomiendan estas bebidas destacan también la inclusión en su composición de electrolitos tales como el sodio, el potasio, el calcio o el magnesio, los cuales se pierden durante el ejercicio. Mantener determinados niveles de estos elementos es importante para diversos procesos del organismo.

En el caso de las bebidas energéticas, se destaca más que nada su capacidad de estimular el organismo ante el esfuerzo, eliminando la sensación de cansancio. Además, presuntamente favorecerían la concentración mental y la desintoxicación del organismo.

En cambio, las bebidas energéticas incluyen la cafeína como principal componente, a la cual se añaden algunas vitaminas y en la mayoría de los casos glucosa.

La posición científica

La Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva señala que los únicos nutrientes de eficacia comprobada presentes en las bebidas energéticas son los carbohidratos y la cafeína. La capacidad ergogénica de otros nutrientes aún está pendiente de constatación experimental. Además, se destaca que existe cierta evidencia de que el consumo de bebidas energéticas de 10 a 60 minutos antes de la actividad deportiva puede favorecer la concentración mental, la atención, el rendimiento anaeróbico y la resistencia.

A su vez, la institución establece que hay indicios preliminares de que las bebidas energéticas de bajas calorías pueden promover una cierta pérdida de grasa corporal. Por el contrario, aquellas que son elevadas en calorías pueden producir un aumento de peso en algunos casos.

Por otra parte, desde este mismo ámbito se aconseja a los deportistas tener en cuenta la incidencia de carbohidratos de alta carga glucémica, cafeína y otros elementos en la salud. Además, se advierte que un consumo indiscriminado de estas bebidas puede ser adverso para el organismo.

En el caso de las bebidas isotónicas, un estudio de la revista British Medical Journal señala que faltan pruebas para comprobar su verdadera efectividad. A una conclusión similar llegó una investigación realizada en la Universidad de Oxford.

Por otra parte, expertos en nutrición señalan que las bebidas isotónicas podrían tener ciertos beneficios tan solo para atletas profesionales con un gran nivel de actividad, ya que sus contenidos de azúcar serían contraproducentes para un simple aficionado a la actividad física.

Estas bebidas son obviamente hidratantes, pero en condiciones normales lo mejor es consumir simplemente agua antes durante y después del esfuerzo físico, o bien, la conocida como la limonada alcalina.

Tu elección

Debes tener presente que, más allá de los carbohidratos y la cafeína presentes en las bebidas energéticas, no hay evidencia científica concluyente sobre la efectividad de otros nutrientes o estimulantes incluidos en ellas. Tampoco la hay sobre los promocionados beneficios de las isotónicas, a menos que seas un deportista de alto rendimiento. Además, en ambos casos debes considerar el aporte adicional de calorías que podrían tener algunas de estas bebidas en el caso de que estés intentando bajar de peso y en relación al gasto energético que realizas en tus actividades.

Por lo tanto, es aconsejable que leas la composición del producto antes de su ingesta, para decidir si deseas incorporar en tu organismo los elementos que contiene.

Si padeces alguna enfermedad crónica, busca asesoramiento médico para saber si puedes ingerir estos productos y en qué cantidades, para no poner en riesgo tu salud.

Considera además que deberás elegir tu bebida deportiva en función de la actividad que realices. Tu entrenador o preparador físico puede aconsejarte sobre este punto específico, de acuerdo al esfuerzo que realices en tu entrenamiento o competición.

¡Entrena y diviértete!

2 thoughts on “¿Cómo elegir la bebida idónea?”

  1. Hola estoy empezando hacer deporte y nesesito consejos para hacerlo bien, esto de las bebidas energéticas es genial gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *