beneficios del Sol con la piel

¿Qué beneficio tiene el Sol para nuestra piel?

¡Y empezó la primavera! Sí, después de doscientos resfriados, trescientos cambios de chaqueta y cuatrocientas bebidas calentitas, llega el tan ansiado… SOL. Y es que cuando uno se levanta, por muy romántico que suene, con las gotas de la lluvia o con la “fina brisa” del viento a 100 km/h golpeando a tu ventana, vivir no es lo mismo. Los rayos de sol molan, dan buen rollo, dan vida y dan glamour, porque eso de ponerse gafas de sol en invierno para hacerse el chulo, cómo que canta un poco y ahora tienes un fantástico motivo… ¡Los rayos de sol! Aunque ya las hayas sacado de paseo, bribones y bribonas, y si decís que no… Mentís y lo sabéis.

Vitamina D

Y porque no, seguimos idolatrando a esta maravillosa estación porque cada día, pasito a pasito, ves más cerca el baño veraniego y como no, tomar el sol en la playa, en el balcón, en la terraza, en el parque, en la piscina, en la montaña y en mil sitios. Y lo peor es que lo hacemos por estética y decimos: si es que lo hago porque tomar el sol te da vitamina D. Y yo te pregunto: ¿Qué es la vitamina D? ¿Qué beneficio tiene? ¿Nada no…? Si es que sí… ¡Enhorabuena! Si es que no… No pasa nada, te lo explicamos a continuación.

Existen en la naturaleza del cuerpo humano hasta 13 tipos diferentes de vitaminas. Son elementos que dadas sus características el propio cuerpo necesita del medio ambiente y los alimentos para conseguirlas. Estás las utilizamos bien sea producto de la ingesta de alimentos, por la síntesis de nuestro propio cuerpo a partir de la ayuda de elementos externos o mediante suplementos. ¿De qué tipo creéis que es la D? Pues la verdad, es que la podemos obtener de las tres formas:

  • Con la luz solar, o mejor dicho, la exposición CONTROLADA y prolongada a luz del Sol. Los también llamados rayos UV (Ultravioletas B) al entrar en contacto con nuestra piel, activan la producción de vitamina D. Si no sufres ninguna patología, de manera normal con 10-20 minutos de Sol cada día llegaríamos a niveles óptimos de dicha vitamina ya que el 85% de la que tenemos procede de ahí.
  • El 15 % restante suele venir de la ingesta de alimentos como salmón, atún o leche de soja.
  • Y por último, podemos recurrir a los suplementos vitamínicos.

Y vosotros diréis, vale, está muy bien, ya hemos descifrado la excusa para ponernos morenos de la vitamina D pero… ¿Para qué sirve? Pues resulta fundamental, ya que también es llamada la vitamina antirraquítica. ¿Anti qué? Antirraquítica y es que es la encargada de entre muchas cosas de la absorción intestinal de calcio y fósforo.

Chica corriendo bajo el Sol

Sin presencia en el cuerpo de calcio y fósforo, los huesos y el cuerpo en sí, ni crece ni está sano. Y si a un niño le privas de vitamina D se acaba volviendo raquítico, con lo que sus huesos se vuelven débiles y se rompen. Hago hincapié en que, no es que la vitamina D haga los huesos más fuertes, sino que sin esta, la gran mayoría del calcio y del fósforo que tomamos no lo absorben los intestinos y, por ende, no llega a la sangre y así tampoco a los huesos. Por lo tanto, y para concluir este apartado os dejo un CONSEJO: los bebes, las mujeres y los ancianos, dada su naturaleza ósea, deben tomar el Sol, mínimo, durante 10-15 minutos unas 3 veces a la semana. Si lo toman más, cosa normal en España, entonces se debe recurrir a las cremas de protección solar. Por último, y no menos importante, para vosotros deportistas, la vitamina D además de ayudar al sistema inmunológico, beneficia el funcionamiento muscular, cardiovascular y respiratorio.

Toma el Sol, cuidando tu piel

Mujer aplicando crema solar protectora

Después de escuchar todo esto… a que… ¿Te apetece tomar un poquito más el sol? Debes tomar el Sol. Tatúatelo si hace falta (es broma). Pero aquí viene el otro punto importante del post, CON PRECAUCIÓN.

Debes tomar el Sol durante 10-15 minutos, pero con precaución

Cómo veis, los rayos solares y la piel hacen muy buen equipo, pero, como en todos los equipos, si no existe equilibrio, respeto y cariño, pueden surgir problemas… hasta mortales. Porque no olvidemos que cuando recibes la radiación los rayos ultravioletas provocan una alteración en el funcionamiento natural de las células de la piel o la también llamada epidermis. Y es que un periodo controlado activa la producción de vitamina D pero cuando sobrepasamos este, la naturaleza de estas células cambia: muriéndose así células, variando tamaño y forma con un respectivo cambio de elasticidad, envejecimiento prematuro y hasta afinándose, perdiendo su capacidad protectora y aislante.

Es muy importante cuidar la piel ya que significa en cuanto a peso no mucho, de un 5% a un 7% del total del cuerpo, pero si en cuanto a superficie ya que hace de 1,2 a 2 metros cuadrados… ¿Una locura verdad? Además, recubre órganos y músculos con funciones protectoras, aislantes, de drenaje y son el primer contacto del cuerpo con el exterior. En pocas palabras, tu piel dicta tu estado de salud así que cuídalo.

Aliméntate de beca-caroteno 

Finalmente, iré al último mito para que disfrutéis de tomar el sol con precaución: La beta – caroteno. Este elemento proviene al cuerpo la mayor cantidad de vitamina A, si la buscáis en internet os dirá que su función principal es la de PROTECCIÓN de piel y ojos. No olvidéis que cuando bronceamos la piel, esta se protege generando melanina, un pigmento de la piel, y con dicho aumento se produce un oscurecimiento del color. Por lo tanto: ¿Es malo broncearse? No, pero con protección y en una dosis pequeña. Por eso es que en relación con el beta-caroteno,  cuya gran fuente la tenemos en las frutas, verduras y hortalizas naranjas, como la zanahoria, decimos que ayuda a proteger la piel y esta, como acto reflejo, al sufrir radiación aumenta, regula y asegura el buen funcionamiento y la creación de melanina, causante del bronceado.

¿Sí como más zanahorias me pondré moreno? Entonces… ¿Has dicho que debo tostarme al sol? no, no y no. Debes tomar el Sol, de manera segura y controlada y tener una dieta saludable y variada. Solo así, conseguirás de este acto de postureo, la mejor receta para tener una piel sana esta primavera… ¿Y porque no? El verano, ¡qué ya se acerca!

Entrena tu energía y síguenos también en Instagram @entrenatuenergia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *