Un vistazo a los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016

El año que viene se disputará la esperada competición olímpica en Brasil, y queremos comentar en este artículo la situación actual de los preparativos para la gran fiesta del deporte mundial. Hablamos de las infraestructuras existentes y de otros interesantes detalles del evento.

Preparativos

Entre el 5 y el 21 de agosto de 2016 el atletismo y el resto de disciplinas olímpicas tendrán su cita máxima, esta vez en la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Desde la confirmación de su candidatura, las autoridades locales impulsan los preparativos que permitan contar con la infraestructura necesaria para el gran evento. Los principales escenarios serán: el estadio de Maracaná (donde se realizará tanto la apertura como la clausura), la Barra de Tijuca, la región de Deodoro y Copacabana.

Los eventos de fútbol incluirán, por otra parte, encuentros en San Pablo, Salvador de Bahía, Belo Horizonte y Brasilia.

A lo largo de este período ha existido una preocupación constante en relación a la finalización de las obras dentro del plazo previsto. No han faltado críticas desde diversos ámbitos hacia las estrategias de las autoridades brasileñas en este sentido. No obstante, el propio Comité Olímpico Internacional ha dado su visto bueno en febrero al ritmo con el que se desarrollan las tareas.

Obras

El proyecto total para los Juegos Olímpicos tiene un costo de 14.000 millones de dólares, presupuesto que abarca obras de importancia, como la villa olímpica, un velódromo o un centro de disciplinas ecuestres. Además se construye una torre de observación en la isla Cotinduba que tendrá funciones prácticas importantes y también será de carácter emblemático para el evento. A todo ello se suman los centros e instalaciones de prensa y difusión.

Desafíos

La inquietud más reciente en relación a estos preparativos surge del escándalo de corrupción que quedó al descubierto en la empresa estatal Petrobras, ya que siete compañías constructoras que trabajan en las obras están vinculadas a presuntos sobornos dentro de este caso. Se temen además protestas sociales de sectores que no ven con buenos ojos la importante inversión económica que implican los Juegos. Por otra parte, algunas organizaciones ecologistas han protestado por el impacto ambiental de algunas de las obras.

Los trabajos se llevan a cabo a contrarreloj pues resta todavía mucho por concretar, incluyendo obras de infraestructura, que aunque no están vinculadas directamente al proyecto olímpico, serán indispensables para la recepción de una gran cantidad de público en la ciudad. Ejemplos de esto son la línea de metro de Ipanema hasta Barra de Tijuca, rutas de autobuses y la excavación de túneles vinculados al transporte.

A pesar de las dificultades, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 apuntan buenas maneras y serán un evento muy importante para Brasil y para el mundo del deporte en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *