Todo sobre el ‘snowboarding’

Definido como un deporte extremo de invierno, el ‘snowboarding‘ lo tiene todo para generar intensas experiencias en la nieve.

Historia y desarrollo

Esta actividad, incorporada a los Juegos Olímpicos de Invierno en 1998, tiene sus antecedentes a principios del siglo XX, cuando se comenzaron a utilizar tablones para descender por las pendientes nevadas.

Sin embargo, el origen del concepto moderno del ‘snowboarding’ es un poco más reciente, y también algo curioso. En los años 60 el ingeniero Sherman Poppen ideó una tabla diseñada con un par de esquís para diversión de sus hijas. El objeto fue llamado ‘snurfer’ y culminó generando un gran interés más allá de la familia del inventor, al punto de que la empresa Brunswick Corporation le compró la licencia.

Posteriores innovaciones culminaron en el diseño de tabla de la actualidad. El deporte cobró una gran popularidad inicialmente en EEUU, para luego extenderse a muchos otros países.

 

Nace un deporte oficial

Ya en 1983 se celebró en Soda Springs el primer campeonato mundial en la modalidad Halfpipe. En 1990 nació la Federación Internacional de Snowboard que comenzó a regular las competiciones de este deporte. Los X Games de invierno, el Air&Style o el US Open comenzaron a ser citas obligadas de los amantes del ‘snowboarding’.

La gran consagración del deporte fue su ingreso en las disciplinas oficiales de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Deportistas famosos

Como toda disciplina, el ‘snowboarding‘ cuenta con sus propias leyendas. Es el caso de Tom Sims, uno de los pioneros en este deporte y fabricante de tablas. Otro nombre relevante es el del fallecido Craig Kelly, quien ha tenido un papel sumamente destacado en la modalidad ‘freestyle’. No se puede dejar de mencionar a Terje Håkonsen cuyo apellido da nombre a varios trucos creados por él para Halfpipe, como el Haakon 540º, Haakon 720º o Haakon 1080º.

Algunas modalidades

Freestyle: Esta modalidad se centra en trucos, que consisten en diferentes piruetas o saltos que a su vez se inscriben en varias subcategorías.

Halfpipe: Se realiza en una estructura con nieve que tiene forma de medio tubo, con paredes elevadas. Es propicia para una amplia variedad de acrobacias.

Slopestyle: Consiste en el empleo de una pista con varios módulos, tales como barandillas o cajones. Se incluyó en los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014.

Big Air: Es un gran salto, que generalmente supera los 20 metros, en el transcurso del cual se intenta realizar el mayor número posible de acrobacias.

Jibbing: Deslizamiento sobre barandillas y cajones.

Quarterpipe: Se utiliza un cuarto tubo de nieve en un intento de salto de gran altura en el que se realizará una acrobacia.

Freeride: Es una modalidad extrema en el que se realiza un descenso en lugares que no son necesariamente pistas y que incluyen obstáculos.

Así que ya lo sabes; si te apetece vivir sensaciones extremas en este invierno, nada mejor que el ‘snowboarding’ para lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *