¿TE ATREVES CON EL TIBURÓN BALLENA?

 Si te gusta el snorkel y descubrir las maravillas del mar, sin duda esta es una experiencia que no te puedes perder.

Nadar con el tiburón ballena es algo que solo se puede hacer en determinadas épocas del año y en lugares concretos.

Antes de nada, para lanzarte a la aventura,  debes conocer los detalles sobre este animal:

  1. El tiburón ballena (Rhincodon typus) es el tiburón más grande que existe, por detrás en tamaño le sigue el tiburón peregrino.
  2. Su longitud puede alcanzar los 14 metros, aunque por lo general mide de 10 a 12 metros y su peso puede superar las 15 toneladas.
  3. El tiburón ballena es fácil de identificar por su enorme tamaño, tiene un color gris azulado con dos tipos de manchas; puntos con rayas verticales y horizontales. La parte de abajo, su vientre, es de color blanco. Su forma es alargada y delgada con una aleta dorsal, largas aletas pectorales y una gran cola.
  4. Se alimenta de pequeños peces, crustáceos, calamares y plancton.
  5. Su boca es la otra gran diferencia con el resto de tiburones, un ejemplar adulto puede tener una boca con una anchura de hasta 150 cm. No tiene los feroces dientes característicos de los tiburones.
  6. Esta especie prefiere el agua superficial cálida, o aquellas áreas donde hay brotes de agua más fría rica en nutrientes, ya que esas condiciones favorecen el crecimiento del plancton del cual se alimenta.
  7. Las zonas donde es más fácil ver estos ejemplares son las Seychelles, Tailandia, Australia, el Caribe, Golfo de Méjico, norte de las Galápagos, Cocos, Malpeco, Mar de Cortés, Hawaii, Papua Nueva Guinea, Indonesia, Mar de Andamán, Las Islas Maldivas, el Mar Rojo, Sudáfrica y Natal.
  8. El tiburón ballena es muy dócil y gentil, y no se asusta cuando se le aproximan buzos o nadadores.
  9. A pesar de que el tiburón ballena es totalmente inofensivo para el ser humano, hoy se encuentra gravemente amenazado. 

El tiburón ballena se puede ver en Cancún de mayo a septiembre, y es uno de los lugares donde es más fácil nadar junto a él. Nunca es 100% seguro que se vea al tiburón, pero en verano la probabilidad suele ser del 90%. En Cancún, la experiencia transcurre así:

A primera hora del día te diriges hacía la marina para coger una lancha rápida hacia la zona de avistamiento de tiburones. El día que yo fui, los tiburones estaban a 35 millas mar adentro, más o menos 1h en lancha.

El punto de avistamiento suele estar donde se juntan el Mar Caribe y el Golfo de México, una zona de varias corrientes marinas donde se concentra una gran cantidad de alimento de estos tiburones. Una vez llegas a la zona, puedes ver una gran cantidad de lanchas en busca de estos tiburones. En cada barca van unas 10 personas, y te permiten nadar de dos en dos.

Normalmente no ves solo un tiburón, puedes ver unos 10 en la misma zona o más. Solo por el primer momento que ves al animal, la experiencia ya vale la pena. Pero no acaba ahí, una vez lo has visto llega la mejor parte. El momento del nado con el tiburón es lo que más sorprende, al contrario de lo que puedes pensar, no es un momento de calma y tranquilidad. El procedimiento es el siguiente:

La pareja que se dispone a nadar se sitúa en un lateral del barco con el equipo de snorkel colocado. La barca busca el tiburón, cuando lo localiza, se acerca a una distancia prudencial hacia el tiburón y en cuanto te avisan debes saltar de la barca y nadar en busca del animal. No puedes perder tiempo en recolocarte las gafas, o en encender la go pro, o en quedarte mirando la inmensidad del mar, has de ir lo más rápido que puedas porque el tiburón sigue su recorrido y en un momento puede desaparecer de tu vista.

Además, suelen haber bastantes barcas cerca rodeando los tiburones y es posible que otras personas de otra barca quieran nadar junto al mismo tiburón que tú, y el tiburón no va a parar para esperarte, recuerda que estás en mar abierto y en su hábitat natural, has de ser respetuoso con la gente pero ser muy rápido y acercarte lo máximo que puedas al animal.

Aunque no lo parezca, el tiburón nada bastante rápido y debes ir con decisión y un buen ritmo hacia él. No te asustes al verle porque no hace absolutamente nada. El nado ideal es colocarte a un lado del tiburón e intentar nadar unos minutos a su misma velocidad y en su misma dirección. No es tarea fácil pero se puede conseguir, siempre de manera tranquila y siendo un buen y decidido nadador.

No te preocupes si ves que viene de cara hacia ti con la boca abierta, nunca se chocará junto a ti, si no te apartas tú, se apartará él y te rodeará, se hundirá o cambiará de dirección. También has de tener en cuenta que el tiburón es un animal libre, i él también escoge si quiere nadar a tu lado o no. Lo que pase en ese momento es algo entre el tiburón i tu, puede ser que no les guste tu olor, o los movimientos que haces y se hunda o cambie de dirección. O puede ser que te acepte y te deje nadar justo a su lado.

Bien, si superas todo esto y consigues ponerte a su lado y a su ritmo lo has logrado. En ese momento es cuando todo lo demás desaparece, estás al lado del pez más grande del mundo, a un metro de él, nadando a su ritmo, y observando su belleza hasta que decidas volver a sacar la cabeza a la superficie.

 

Una dificultad añadida es la zona en la que te encuentras, ya que con tantas corrientes marinas, olas y en alta mar nadie suele aguantar nadando más de cinco minutos. Además, el tiburón es quien escoge la distancia a la que quiere estar de cada persona, es posible que te deje nadar a su lado como es posible que cambie de dirección o se hunda, eso es algo entre el tiburón y cada persona.

Los tiburones nadan cerca de la superficie, por lo que el equipo de snorkel se compone de neopreno, gafas, tubo y aletas. Por ello también, aguantar el nado junto al tiburón se hace mucho más cansado. Si eres capaz, puedes llevar tu cámara de fotos o la gopro sin problema.

Normalmente siempre haces dos saltos para nadar con el tiburón, y si sobra tiempo puedes hacer un tercer salto. En cada salto sueles estar 5 minutos en el agua y descansas en el barco mientras nadan las otras parejas.

El animal es enorme y aunque no sigas su ritmo y te quedes a una distancia prudencial lo puedes ver perfectamente, incluso des del barco.

Como es un animal protegido y de unas dimensiones enormes, está completamente prohibido tocar al tiburón. Si lo tocas en México, tu viaje se acaba en ese mismo momento.

Una vez todo el mundo ha conseguido bañarse junto al animal, te diriges con el barco hacia la playa norte de isla mujeres. Una playa completamente caribeña, con  el agua turquesa y transparente donde puedes disfrutar de un baño tranquilo y asimilar la experiencia que acabas de vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *