La actividad física favorece la salud sexual

La ciencia ha confirmado a través de diversos estudios que la actividad física favorece la salud sexual humana y mejora el desempeño en este aspecto tan importante de nuestras vidas. Por otra parte, aún se mantiene cierto debate sobre la conveniencia de que los deportistas profesionales mantengan actividad sexual justo antes de una competición.

Beneficios del deporte

Es unánime a nivel científico que el deporte es positivo para todos los aspectos de la salud y lógicamente una sexualidad plena está incluida en una visión integral del bienestar físico.

En el caso de las mujeres, se puede citar entre muchos un estudio realizado por la Universidad de Ankara (Turquía) que comprobó que las mujeres atletas son favorecidas en su sexualidad por un mayor flujo sanguíneo.

Por otra parte, según datos del Laboratorio de Psicofisiología Sexual de la Universidad de Texas (EEUU), las mujeres tienen una respuesta más intensa y rápida al deseo sexual tras el ejercicio.

En el caso de los hombres, se ha comprobado que el ejercicio aumenta los niveles de testosterona, hormona que juega un papel fundamental en le deseo y el desempeño sexual. La mejora del flujo sanguíneo derivada de la actividad física también favorece los procesos fisiológicos que hacen posible la sexualidad masculina.

Investigadores de la Universidad de Harvard han comprobado que el ejercicio aeróbico reduce en un 30% las posibilidades de padecer disfunciones sexuales en los hombres.

Otro factor favorable para la plenitud sexual de ambos sexos es el aumento de la autoestima como resultado de una buena condición física. Las personas que se encuentran a gusto con su cuerpo tienden a sentirse más seguros y atractivos en sus encuentros íntimos.

Sexualidad, entrenamiento y competición

No existe un consenso en el mundo deportivo sobre si la actividad sexual previa a un encuentro o competición altera el rendimiento físico. Para muchos especialistas la idea de que la actividad sexual reduce el desempeño de los atletas es simplemente un mito.

No obstante y a manera de ejemplo, algunas selecciones de fútbol prohibieron a sus jugadores la actividad sexual durante el último Mundial celebrado en Brasil. De todas maneras, la selección alemana, que fue la ganadora, no estuvo sujeta a restricciones de este tipo.

La discusión se ha centrado en el gasto energético y si bien la tendencia mayoritaria considera que no es tan significativo como para alterar el rendimiento de un deportista, hay quienes adoptan el concepto de que “todo influye”.

Un encuentro sexual promedio significa un gasto de entre 100 y 150 calorías, pero esto está sujeto a muchas variables tales como el tamaño y el peso de la persona o la posición que adopta para mantener el coito. Soportar el peso del propio cuerpo o de la pareja puede aumentar significativamente el gasto energético.

Aún queda mucho por investigar en esta materia y es posible que los futuros trabajos científicos arrojen nuevos resultados de vital importancia para deportistas y entrenadores.

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión