Natación en aguas abiertas, emoción e intensidad entre las olas

Si eres amante de las actividades acuáticas, hoy te proponemos conocer un poco más sobre esta modalidad de natación que se desarrolla en mares, ríos, lagos y todo cuerpo de agua natural.

Natación en la naturaleza

 Los amantes de la natación en aguas abiertas destacan una mayor sensación de libertad y un contacto más profundo con el medio acuático natural. Es muy diferente a la natación en piscina, pues el oleaje y otras condiciones requieren de ciertas técnicas especiales de nado.

 La modalidad se desarrolla en travesías y es parte fundamental de los triatlones. A menudo se realizan recorridos de varios kilómetros; la Federación Internacional de Natación (FINA) denomina “natación de larga distancia” a los recorridos de más de 10 kilómetros, conocidos también como “natación marathon”.

Un poco de historia

 Se dice que el pionero de la natación en aguas abiertas fue el poeta inglés Lord Byron, quien el 3 de mayo de 1810 se transformó en la primera persona en cruzar nadando el estrecho de Hellespont, en Turquía. Este desafío se sigue realizando en la actualidad, con la participación de nadadores de todo el mundo.

 Los primeros Juegos Olímpicos modernos, celebrados en Atenas en 1896, ya contaron con una competencia de este tipo, que se realizó en la bahía de Zea (El Pireo). Sin embargo, se incorporó como disciplina olímpica oficial en los Juegos de Beijing realizados en 2008.

 Desde 1991 celebra el Campeonato Mundial de Natación en Aguas Abiertas, dentro de los Campeonatos Mundiales de Natación, organizados por la FINA. Las actuales modalidades oficiales son de 5, 10 y 25 kilómetros, tanto en agua salada como dulce.

 Las principales competencias de la modalidad en la actualidad son, además de los Juegos Olímpicos, los Juegos Panamericanos, los Juegos Centroamericanos y del Caribe y los Campeonatos Mundiales.

Algunos detalles

 Las pruebas oficiales de esta disciplina requieren de un control previo de la pureza del agua para seguridad de los competidores. La profundidad mínima requerida es de 1,40 metros y la temperatura del agua no debe ser menor a los 16 grados centígrados. Para las salidas, llegadas, cambios o virajes se utilizan señalizaciones.

 Los competidores inician su trayectoria con una carrera hacia el agua y deben aprovechar al máximo la velocidad de inicio para mantener buenas posiciones.

 También hay competiciones que comienzan directamente en el agua. Son necesarias ciertas estrategias para avanzar dentro del pelotón de nadadores sin sufrir golpes o choques.

 También es necesario emplear ciertas técnicas de administración energética dentro del agua, para contar con la fuerza suficiente para llegar a la meta. Además, se han de emplear técnicas específicas para vencer la corriente o el oleaje.

 Todo lo anterior hace necesario recibir una instrucción específica antes de abordar la disciplina, así que si decides incursionar en la natación de aguas abiertas, es recomendable que busques un entrenamiento específico antes de lanzarte al agua.

¡Respira salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *