Mountain Bike Experience

Hola chic@s!

Nos volvemos a leer con esta segunda experiencia que os traigo a la sección Adventure Experience, después del primer post Indoor Climbing Wall Experience.

Dado que se va acercando el buen tiempo y apetece más salir, para esta nueva experiencia he decidido cambiar el Indoor por el Outdoor. Así que hoy vamos a realizar una pequeña ruta en Bici de Montaña (BTT) o Mountain Bike.

Planificación sobre la marcha

La idea que inicialmente tenía, era la de recorrer el Camí de les Aigües, pero una vez en Sant Pere Mártir (Esplugues de Llobregat), más conocida como “la emisora”, veo a unos ciclistas, bien equipados (al contrario que yo, que no llevaba ni casco). Después de subir un poco más arriba por la carretera Pau Vergos, por lo que intento pedalear tras ellos con la curiosidad de ver qué ruta van a seguir. Para mi asombro, unos metros más adelante los ciclistas comienzan a desaparecer entre unos matorrales montaña abajo. Entonces me encuentro con un cartel con dos direcciones: el camino de la Font del Ferro y el camino de las ruinas de St. Pere Mártir.

Lo cierto es que a primera vista (y desde arriba), da la sensación de peligro. El terreno está lleno de obstáculos: rocas, raíces, matorrales, senderos estrechos y una altura de vértigo que me hace replantearme si esto ha sido buena idea. Aunque al fin y al cabo es ciclismo de montaña, así que… ¡adelante! A decir verdad, podría haber escogido una ruta más sencilla para esta iniciación, pero la verdadera aventura también está en el desconocimiento del terreno.

Consejo para ruta con BTT

Para este tipo de deporte lo primordial es contar con una bicicleta adecuada al terreno (BTT) y sobre todo asegurarnos de que esté en buen estado. En mi caso comprobé varias veces los frenos y las ruedas, y sé que, si estuvieseis viendo las mismas pendientes que vi yo, también lo haríais.

Otro consejo importantísimo es el uso de protección, dado que cualquier caída en este terreno puede resultar muy dolorosa. Y yo, cómo habréis comprobando en el vídeo, es la primera norma que incumplo. Lo sé, mal hecho, pero honestamente antes de llegar hasta aquí no sabía a lo que me iba a enfrentar.

¡Y por fin, lo conseguí! Me lancé sin pensármelo y tras alguna que otra caída de novato, sólo puedo decir que… ¡quiero repetir! Ha sido una experiencia increíble, llena de adrenalina, que sin duda os recomiendo vivir. Y es que éste es un deporte que, además de divertido, te permite conocer multitud de lugares idílicos en plena naturaleza, como en este caso poder disfrutar de unas magníficas vistas de toda Barcelona. Yo volveré a repetir, eso sí, esta vez con casco.

Espero que os haya gustado y no olvidéis compartir. Nos vemos en la próxima experiencia en la que prometo sorprenderos con una nueva y trepidante actividad más arriesgada.

Un fuerte abrazo amig@s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *