Los secretos del patinaje sobre ruedas

El patinaje sobre ruedas es un deporte muy completo, en el que se combinan la destreza física con la capacidad de concentración. En la entrada de hoy hablamos sobre los diferentes aspectos de esta actividad y te damos algunos consejos para iniciarte en ella.

Un poco de historia

Al parecer, el holandés Hoans Brinker fue el primer inventor de los patines sobre ruedas, aunque no hay mayores datos al respecto. En el año 1770 el belga Joseph Merlin creó los patines con ruedas en línea, que fueron introducidos en Francia hacia 1789. El patín de cuatro ruedas (dos a cada lado) fue creado por el estadounidense James Plimpton en 1863. Las características de estos nuevos patines, que se fueron perfeccionando con el tiempo, dieron lugar al desarrollo del patinaje artístico.

Ejercicio beneficioso

El patinaje como forma de ocio o ejercicio tiene múltiples ventajas para el desarrollo físico. Fortalece los músculos de las piernas y en menor medida los del tronco. Su práctica también aumenta la resistencia aeróbica y ayuda a desarrollar el equilibrio y los reflejos. Esto último incentiva el uso de la concentración mental, al enfrentar obstáculos y efectuar cambios de rumbo a raíz de las distintas variables que pueden surgir en un recorrido.

Por otra parte, patinar evita el desgaste por impacto que se produce, por ejemplo, al correr, pero los beneficios de ambas actividades son muy similares. En media hora de patinaje se pueden llegar a quemar 300 calorías.

Como contrapartida, el patinador suele estar más expuesto a las caídas, por lo cual debe hacer mucho hincapié en su propia seguridad.

Detalles de su práctica

Dejando de lado el patinaje como disciplina atlética, su práctica amateur se puede realizar tanto con patines en línea como de cuatro ejes. La primera modalidad se ha popularizado más en los últimos años por ofrecer ventajas para el entorno urbano. La pista de patinaje puede ser de asfalto, cemento o parqué.

Si quieres iniciarte en esta actividad, lo mejor será que recibas algún pequeño curso de iniciación. Si lo haces por tu cuenta, deberás ser muy cuidadoso y sobre todo paciente hasta que logres el equilibrio necesario. Hay quienes recomiendan comenzar a moverse sobre una alfombra o sobre césped para adecuarse a los patines sin que éstos rueden con demasiada rapidez.

Patines y protección

Existen en el mercado opciones económicas para practicar patinaje recreativo. Lo más importante es que se adapten bien a tus pies y no queden sueltos ni se muevan hacia los lados. Es importante que tus patines cuenten con refuerzos en la zona de los tobillos para prevenir lesiones. Si quieres disfrutar de buena seguridad en tus prácticas opta por patines con guía (el eje en el que van las ruedas) de metal. En cuanto a las ruedas, si los patines son para uso recreativo será suficiente con unas de entre 47 y 78 milímetros. Las de mayor tamaño están destinadas a disciplinas de velocidad. Su dureza deberá situarse entre 80A y 83A.

La protección básica que se debe usar para patinar consiste en rodilleras, coderas, muñequeras y opcionalmente casco (en el caso de los niños es imprescindible).

Patinar por Barcelona

Algunas opciones son los cursos de Patinalia o las clases y prácticas de la Asociación de Patinadores de Barcelona en el Passeig de García Fària.

En cuanto a los lugares, uno de los preferidos por los patinadores es el trayecto entre el Paseo Marítimo y la zona Fórum. La Plaza Universitat, en l’Eixample, es otro enclave elegido por patinadores y otros deportistas que también se dan cita frente al MACBA, en l’Arc del Triomf y en el Passeig de Sant Joan.

Ahora que conoces los secretos del patinaje, te animamos a que te lances a la conquista de un nuevo reto.

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión