La espeleología, ideal para amantes de la naturaleza

¿Te atrae la posibilidad de explorar cuevas y cavernas? Si es así, lee este artículo en el que te damos algunos consejos para iniciarte en esta actividad y evitar en la medida de lo posible los riesgos.

La espeleología debe su nombre a una ciencia que se dedica al estudio de cavidades subterráneas. Con los años la exploración no necesariamente científica de estos lugares tan atractivos pasó a denominarse de la misma forma. En la actualidad una gran cantidad de personas practican esta cautivante disciplina, llena de aventuras, emociones y desafíos.

Cómo comenzar

En primer lugar, es aconsejable que estés en buen estado físico y cuentes con cierta agilidad para realizar esta actividad. Por cierto, si eres claustrofóbico quizás no sea el pasatiempo ideal para ti.

Lo mejor es acudir a una asociación o empresa dedicada al tema, para comenzar a aprender con personas experimentadas y con el equipo adecuado. La instrucción comienza con la misma práctica de la espeleología, en cuevas o cavernas de fácil acceso con recorridos breves.

Se suele empezar con trayectos de 3.000 a 3.500 metros y a medida que se adquiere experiencia se puede llegar a los 5.000 o más.

En cuanto al equipo necesario, consiste en un chándal, una lámpara de carburo, un casco con luz de acetileno, un cinturón especial y unos guantes especiales para la actividad. Debes estar dispuesto a trabajar en equipo, ya que la espeleología es una actividad netamente grupal (de otra forma sería sumamente peligrosa)

Algunas cuevas en Cataluña

Cuevas del Llorito: Esta es una ruta sencilla y con pocos desniveles, ideal para principiantes. Se encuentra cerca de la ciudad de Tarragona. Puedes encontrar más información y su ubicación en Google Maps y en Wikiloc.

Mines de l’Afrau: Son una serie de entradas a minas en El Figaró. La ruta se inicia a un lado de la Escuela de Naturaleza de Vallcàrquera y ofrece un recorrido de más de 11.000 metros. Tienes más información y datos en Wikiloc.

Coves de les Capçaleres del Foix: En Sant Quintí de Mediona se encuentran estas cuevas de baja a media dificultad, que suman un recorrido de más de 19.000 metros. Más información en Wikiloc.

Cueva del Castellot: Se sitúa en La Múnia, es amplia y su piso es de rocallas. Fue antiguamente un yacimiento arqueológico de materiales del neolítico. Presenta una dificultad moderada con un recorrido de 7.500 metros. Más información y mapa también en Wikiloc.

Si te animas a practicar esta disciplina, no dudes en compartir con nosotros tu experiencia.

¡Anímate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *