El secreto de los atletas kenianos es la oxigenación cerebral

Los corredores y atletas kenianos tienen bien ganada su fama tras arrasar en distintas pruebas deportivas durante años. Recientemente un estudio presentado en el Congreso Europeo de Ciencia del Deporte en Ámsterdam parece haber encontrado la causa, pues ha revelado una gran capacidad de estos deportistas para mantener la oxigenación en el lóbulo frontal, una de las principales claves del rendimiento deportivo.

La oxigenación cerebral en el lóbulo frontal es vital para el control de movimiento y la toma de decisiones; por ello, cuando esta disminuye se produce una merma del rendimiento físico en general. El fenómeno podría explicar la menor capacidad física de muchos deportistas a medida que realizan mayores esfuerzos.

El estudio mencionado anteriormente ha comprobado que los atletas de Kenia, que tanto se destacan en las competiciones y pruebas de fondo, parecen no experimentar la disminución de la actividad neuronal asociada a la pérdida de oxigenación.

En el laboratorio

En concreto, la investigación realizada en los laboratorios de la Unidad de Investigación para la Ciencia del Ejercicio y la Medicina del Deporte de la Universidad del Cabo y la Universidad de Stellenbosch, en Sudáfrica, se ha centrado en corredores de élite de la tribu Kalenjin, quienes tienen la capacidad de mantener estables sus niveles de oxigenación cerebral. Fueron 15 los deportistas que se prestaron a realizar estas pruebas, que analizaron cambios en la oxihemoglobina, deoxihemoglobina, flujo sanguíneo y saturación arterial, entre otros factores, durante una actividad física intensa.

Posibles factores

Los científicos involucrados opinan que esta característica de los kenianos, tan favorable para el deporte, puede deberse a su gran actividad física en la infancia y la exposición prenatal a grandes altitudes. Este segundo factor tiene efectos positivos sobre el feto, propiciando un mayor flujo sanguíneo a la arteria uterina, lo cual genera una mayor capacidad cardiopulmonar en la edad adulta. De esta forma la desaturación arterial durante la actividad física tiene menor incidencia.

En cuanto a la actividad física en la niñez, es sabido que es altamente beneficiosa e implica una serie de ventajas que seguirán existiendo a lo largo de la vida. Una mayor masa ventricular, menores niveles de citoquinas o un mayor crecimiento neuronal están entre los beneficios de realizar ejercicio desde edades tempranas. El tema es de gran actualidad en varios países de Occidente, donde los niveles de sedentarismo y sobrepeso en los niños han causado alarma en las autoridades. El problema ha llevado a la creación de campañas e incluso herramientas legales para combatir este importante problema de salubridad en la población.

El citado estudio aporta nuevos datos a la ciencia vinculada al deporte y seguramente ayudará a obtener una visión más completa de los elementos implicados en el rendimiento de los atletas. Además, brinda nuevas claves para comprender cabalmente los estilos de vida que tienen una influencia favorable sobre la salud humana.

Y vosotros… ¿qué opináis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *