Disfruta de la montaña practicando trail running

Si has sentido el deseo salvaje de atravesar velozmente tortuosos caminos entre la espesura, recorrer llanos pedregosos o desniveles desafiantes sigue leyendo. Hoy recuperamos este artículo de trail ya que será tu gran alternativa si quieres escapar del calor de la ciudad.

Ya te has imaginado la grava crujir bajo tus pasos o la fina hierba acariciando tus tobillos bajo el sol o la lluvia.

Si quieres avanzar cortando el viento con tu propio rostro mientras descubres nuevos senderos este artículo es para ti. Porque si tu tendencia natural es la de practicar deportes al aire libre y te quieres iniciar al trail running hoy te explicamos cómo para que disfrutes de la montaña con estos sencillos consejos:

1.“Una vez supo andar se echó a correr”

Has de saber antes de iniciar tus carreras cómo se comporta el terreno y familiarizarte con él. Por eso es imprescindible que camines y descubras cómo has de pisar en la montaña para minimizar el riesgo de lesión. Lo primero es tu salud.

2. El core es el punto de unión entre el tren superior y el inferior.

Ya sea que te inicies en el trail running o que vengas del asfalto, has de saber que es fundamental trabajar toda tu faja abdominal para soportar los esfuerzos que vas a realizar tanto en subidas como en bajadas. Deberás mejorar tu fuerza y estabilidad para evitar dolores de espalda.

3. El trabajo de la fuerza en el gym es imprescindible para moverte con mas seguridad en la montaña.

Que sigas una buena planificación para fortalecer tus piernas a través del gym hará que tu tronco inferior este mas preparado para los desafíos que se puedan presentar allí arriba. El trabajo con pesas en el gimnasio es presente a día de hoy en la mayoría de prácticas deportivas.

4. Entrena tu equilibrio y propiocepción.

En este punto podemos introducir el bosu cómo un aliado para nuestro entrenamiento para evitar esguinces y cualquier otra lesión. Has de saber que tus tobillos y rodillas se verán comprometidos en los diferentes desniveles y marcará la diferencia que entrenes concienzudamente el equilibrio y la estabilidad de estas articulaciones para afrontar con éxito la irregularidad del terreno.

5. Estira tus isquiotibiales

Es muy característico en esta disciplina que tus isquiotibiales se acaben acortando. Ocurre principalmente como consecuencia del esfuerzo realizado en los ascensos. Has de evitar que se sobre carguen y acorten haciendo un trabajo de flexibilidad siempre al acabar tus sesiones.

6. Valora la periodización.

Has de entender que para correr es importante hacerlo progresivamente. Tu adaptación ha de crecer de forma paulatina para mejorar tu nivel.

No cometas el error de pretender subir el primer día al pico más alto ya que lo más probable sea que estés con la lengua fuera a los 5 minutos o que te vengan tentaciones de abandonar.Puedes alternar el caminar con la carrera. De este modo podrás mantener durante más tiempo tu sesión que si sólo corrieras.

También entrena realizando series a un ritmo bajo y recuperaciones largas en tus primeras salidas, para luego ir aumentando tu ritmo y acortando tus recuperaciones.

7. Haz subidas y bajadas.

Dedica un día específico a trabajar una cuesta. Se trata de subirla corriendo y descenderla caminando para recuperarte. Así repetidamente. De este modo realizaras un entrenamiento vinculante a una situación muy común en la montaña.

A diferencia de la carrera en ciudad en la que los pasos siempre van por delante del corredor, en una subida han de realizarse más cortos intentando mantenerte siempre encima de ellos. Así evitaras que tus gemelos se sobre carguen.

Del mismo modo elige una bajada interesante y desciéndela añadiendo a la carrera pequeños saltos.

8. Mejor ves acompañado

Damos por hecho que eres prudente y no vas a poner tu vida en peligro, pero de todos modos ir acompañado siempre es mejor. Cualquier deslizamiento de tierra, golpe de calor, o torcedura pueden comprometer tu integridad física, así que estar acompañado de otro corredor puede suponer una actuación rápida en tu beneficio.

En caso que no sea posible salir acompañado lleva contigo tu teléfono móvil, hoy en día son muy fáciles de localizar por parte de los servicios de atención primaria en caso de que sufras un infortunio.

9. Vestimenta, calzado y consumo energético.

Recuerda que tu calzado a de ser adecuado al terreno montañoso para que tu pisada se adhiera mejor y consiga avanzar minimizando el riesgo de resbalarte. Del mismo modo has de saber que en la montaña las condiciones climáticas son más variables y te afectan más directamente. Puedes encontrarte en un tramo de subida bajo el sol justo antes de un descenso en la umbría en el cual tu esfuerzo es menor y tu temperatura corporal desciende.

Lleva contigo algún tipo de barrita energética y gelatina o bolsa de agua para mantenerte hidratado si lo necesitas.

10. Disfruta

No tiene sentido todo esto si no lo disfrutas. Ten en cuenta que detrás de todo el sacrificio ha de haber una motivación vinculada directamente con el placer de realizar dicha actividad. La recompensa más grande ha de ser el placer de realizar la carrera en sí.

Podemos despedirnos dando por hecho que no importa el nivel en el que te encuentres porque esto no es ninguna competición.

A la larga si hay alguien con quien competir ese eres tú mismo y con el único fin de sentirte mejor que ayer pero nunca mejor que mañana.

Si te ha gustado este post no olvides dejar tu comentario y compartirlo con esas personas que más lo necesitan. Puedes seguirnos también en Instagram @entrenatuenergia.

Te esperamos en duetsports.com o duetfit.es 🙂

¡Entrena tu energía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *