Cómo pasar un día diferente de agosto en Madrid o Barcelona

A menudo realizamos escapadas o viajes a lugares que nunca hemos visitado para conocerlos de primera mano. Pero lo más curioso es que vivimos en ciudades que tienen muchos rincones maravillosos que nunca hemos visto o que ni siquiera sabemos de su existencia. Hoy os transportaremos por dos rutas, una en Barcelona y otra en Madrid, que podréis realizar en familia y en un solo día, gracias a las cuales conoceréis los maravillosos lugares que esconden.

Cuando Barcelona despierta comienza la diversión, porque este agosto el Poble Espanyol presenta una programación repleta de espectáculos para que los más pequeños lo pasen en grande (bit.ly/RYOhPO). Después de comer, nada mejor que visitar el FAD, el museo de diseño, que esconde un sinfín de secretos, entre ellos una cripta repleta de historias (plaza dels Àngels, 5-6). Tras la visita, podríais ir a merendar a un lugar de ensueño, el Lolita’s Bakery, donde podréis comer los ‘cupcakes’ y pasteles más dulces y originales de la ciudad (www.lolitabakery.com). Por último, toca ir a descansar a casa porque por la noche tenéis cita en uno de los restaurantes clandestinos que esconde Barcelona, el Chi-Ton Souvenirs; a primera vista es una tienda de regalos, pero una vez dentro descubriréis un restaurante con unos manjares exquisitos (podéis encontrarlo en Facebook).

Ahora le toca el turno a Madrid. Amanece pronto y empezamos la ruta hacia la Pedriza, un maravilloso parque natural que se encuentra a una hora de la capital. Este mágico lugar por el que pasa el Manzanares os permitirá respirar el aire puro que no se encuentra en la ciudad (www.lapedriza.info). A la hora de comer, os esperan en La Gavinoteca, un restaurante en el que no sólo disfrutaréis de unos riquísimos platos, sino que viviréis una experiencia única en todos los sentidos, y no olvidéis pedir el postre Juan Palomo, os va a encantar (calle Fernández de la Hoz, 53). Después de una divertida aventura culinaria, qué mejor que ir a visitar un lugar encantado llamado Federica & Co, un mercadillo dentro de un patio interior donde podréis hallar vestidos, un mueble lleno de historia, bicicletas de época y muchas cosas más (calle Hermosilla, 26). Para acabar un día redondo, en Mamá Framboise os sentiréis como en una ‘boulangirie’ y podréis merendar como reyes (calle Fernando VI, 23).

¿Qué os parecen estos sitios? ¿Conocíais alguno de ellos? Ahora os toca a vosotros decirnos cuáles son vuestros rincones secretos de vuestra ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *