Entrena y disfruta con las carreras de orientación

Las carreras de orientación son una alternativa muy atractiva para acercar la naturaleza, la habilidad y el deporte a deportistas de todos los niveles.

Aunque las carreras de orientación tienen su origen en los países escandinavos a finales del s. XIX como ejercicio de entrenamiento militar, actualmente esta disciplina deportiva es considerada una de las más atractivas y aptas para la mayoría de los niveles existentes.

Es una disciplina deportiva muy aconsejable para las personas que hacen actividades en el medio natural o la montaña, ya que aporta conocimiento del medio y otros beneficios: interpretación de mapas con precisión, manejo de brújula, trabajo de la resistencia, diversión, conocimiento de otros entornos, posibilidades para practicarlo en cualquier época del año y sencillez de uso del material.

Las carreras de orientación son competiciones contrarreloj sin un itinerario preestablecido y que se llevan a cabo por entornos naturales, aunque también
existen orientaciones urbanas. La característica principal de este tipo de carreras es que los participantes deben pasar por unos puntos establecidos señalados en un mapa con la única ayuda de una brújula y el propio mapa, además de su capacidad de concentración y orientación. Si a esta situación se le añade que hay que completarlo en el menor tiempo posible a la vez que lees un mapa y a través de un entorno natural, la tarea se convierte en toda una aventura.

Los mapas utilizados son mapas específicos para orientación, ya que disponen de una simbología concreta y son mapas topográficos mucho más detallados que los
convencionales, además éstos no se proporcionan hasta el mismo momento de la salida para que todos los competidores partan con las mismas condiciones.

Básicamente hay dos modalidades de carreras, las lineales, en las que el orden de paso por los controles es fijos, y las score, en las que el orden es libre. También encontramos diversas tipologías de carreras de orientación, a pie, en bicicleta, con esquís, urbanas… Durante la carrera, los participantes deben localizar en el menor tiempo posible los hitos o puntos de control señalados en el mapa y dejar constancia en la tarjeta de control de la que disponen. Para ello, cada punto de control está numerado y dispone de una pinza con una marca diferente al resto. Así por ejemplo el punto número 1 es un cuadrado, el número 2 un triángulo, etc. Sobre el terreno los puntos de control se encuentran marcados con banderas blancas y anaranjadas. Las técnicas utilizadas en este tipo de carreras son muy variadas y pretenden mejorar la eficacia en la orientación de sus participantes, ya que a veces el camino más corto no es el camino más rápido.

Por este motivo se trabajan técnicas como el talonamiento, trazar rumbos, técnicas de orientación con brújula, con señales naturales, etc. En la actualidad hay carreras de orientación de diferentes niveles, desde las competiciones de alto nivel, en las carreras no competitivas, formativas o aptas para toda la familia. Es por ello que las carreras de orientación se convierten en una opción muy atractiva para deportistas de todas las edades y capacidades.

Lo pueden practicar des de los niños hasta los deportistas más expertos, son una manera amena de hacer deporte y pasar una jornada divertida. Si se te da realmente bien, puedes empezar a participar en competiciones de orientación e incluso entrar en la federación.

Éste es el tipo de entrenamiento que debes hacer para convertirte en un experto de la orientación:

El entrenamiento
La mejor progresión en el entrenamiento es acercarnos a un club y participar en carreras, empezando por la categoría de iniciación para, poco a poco, ir subiendo. Pero para progresar de nivel, os aconsejamos también ir adquiriendo forma física progresivamente.

Partiendo de una base inicial de carreras de 40 a 50 minutos al 65% de intensidad 3 veces a la semana, tomaremos como referencia estas variaciones:

1. Trabajaremos para lograr una buena base aeróbica, en pista de atletismo o en cualquier parque.
2. Trabajaremos cambios de ritmo (fartlek) y en diferentes desniveles.
3. Incrementaremos progresivamente la intensidad de un 65% a un 75% en un periodo de entre 2 o 3 mesociclos (más o menos 2 o 3 meses).
4. Introduciremos lecturas de mapas aunque no necesariamente de la zona donde estemos corriendo. Por ejemplo, corriendo por la pista de atletismo mientras vamos leyendo las curvas de nivel, salientes, vaguadas, crestas, cimas, zonas boscosas, etc. del mapa. O corremos por un espacio natural o un parque haciendo la misma lectura.
5. Participaremos en carreras de orientación empezando por una categoría por debajo del nivel que creemos que tenemos, ya que esto favorece la motivación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *