WEARABLES, el nuevo uniforme deportivo

La manera de vestir en la actividad física

A lo largo de la historia del deporte, diversas personalidades dieron un giro de tuerca a la manera de vestir mientras hacían actividad física. Ya fuera por el calzado, la manera de arremangarse la camiseta o por un look poco habitual, marcó tendencia y poco a poco, fueron evolucionando algo a priori, tan simple. Hoy en día, cómo en todo, los pequeños detalles han ganado importancia y desde el tipo de textil, la suela del calzado, los colores de las camisetas o hasta la diadema son estudiados al detalle para que marquen la diferencia tanto a nivel funcional cómo estético. O sino… Qué le hubieran preguntado a Jane Fonda por los míticos calentadores para hacer aeróbic. ¿Imprescindibles verdad?

Y de repente, la tecnología, entro en acción. Además, el desarrollo técnico se ha ido especificando cada vez más, una mayor gama de actividades, teniendo a la vida saludable y el deporte en el pódium. El contexto social se ha mezclado con un mercado poco explotado y con altas expectativas económicas dando como resultado unos artefactos llamados: Wearables, la tecnología que se viste.

Ya hace unos años que la gente se preocupa mucho más por su imagen, por su estado de salud y por tener una buena condición física. Esto es palpable en diferentes lugares ya sea  en los parques con los “runners” y su “outfit” pasando por los gimnasios y el boom de las actividades dirigidas como  Zumba Fitness o las diferentes modalidades de Les Mills (BodyCombat, BodyPump y BodyBalance). Incluso esto se puede ver hasta en los mismísimos móviles personales con aplicaciones que te hacen rutinas de pesas y dietas o cuentan tus pasos y hacen un cálculo aproximado de tus calorías usando el GPS y tus movimientos. Una auténtica locura que crece día a día.

Hemos hablado del momento en el que vivimos ahora y de lo que nos importa, de cómo nos vestimos y de cómo han evolucionado las tecnologías, en definitiva: Los ingredientes perfectos para explicar el nacimiento de los wearables.

Si traducimos al castellano esta palabra de origen anglosajón, ya podremos sacar diversas conclusiones acerca de lo que es y para qué sirve. Un wearable es un dispositivo para vestir, un artefacto tecnológico que se utiliza cual camiseta o bambas cuando vas por la calle o realizas cualquier actividad a lo largo del día. Así que existen para cualquier necesidad, además cada día aumentan tanto sus posibilidades como sus usos y formas. Por un momento imagina algo que te gustaría que hiciera algún dispositivo y que te facilitaría la vida… ¡Seguro que ya existe y no lo sabes!

Hasta hoy tenemos relojes y pulseras que no solo actúan como una prolongación del móvil, sino que añaden información a aquello que estemos realizando como correr, encontrar un sitio, guardar una información o incluso hacer una foto. Y lo que es incluso más curioso, en las últimas ferias tecnológicas de 2016 ya existían prendas de ropa que utilizaban la tecnología como bolsos que cargaban el móvil con energía solar o trajes que con los botones aportaban información sobre tu empresa.

¿Pero cómo han evolucionado los wearables en el deporte?

Mucho antes de que estos dispositivos tuvieran el boom, los deportistas ya utilizábamos los pulsómetros para medir las pulsaciones y tener información sobre nuestro rendimiento al realizar actividad física. Es sobre esta función que los pulsómetros han evolucionado a las llamadas “Fitness Bands” o los “Smart Watchs” los cuales además de hacer lo que su predecesor hacía, añaden un sinfín de información más que podemos recolectar, trabajar y difundir al estar conectados con nuestro móvil al instante.

Llegamos a la conclusión entonces, que los wearables responden a una necesidad por facilitar la vida a la gente, con dispositivos sencillos y fáciles de usar. Pero… ¿Y estos dispositivos, que rendimiento pueden tener a nivel profesional? La respuesta a esta pregunta hace tiempo que se lleva a cabo y se sigue estudiando sobre todo a nivel deportivo ya que puede llegar a salvar vidas.

¿No os habéis preguntado que es esa banda que llevan los deportistas alrededor del pecho en los entrenos? Pues amigos, es un wearable llamado GPS y se encarga de, entre otras cosas, de medir las pulsaciones, hacer un estudio del ritmo cardíaco, contar los kilómetros, las cargas musculares y las curvas de intensidad. Estos datos los envía por Wifi a cualquier dispositivo que esté conectado controlando así en tiempo real que los deportistas de alto nivel no sufran ni lesiones físicas ni cardiovasculares. A continuación os dejamos el enlace de la marca que utilizan equipos profesionales como el Manchester United o el Fútbol Club Barcelona tanto en los entrenos como en los partidos de competición y que os permitirá saber más al respecto sobre el GPS: Player Tracking and Performance Analysis.

Encima en el deporte, los wearables no se utilizan solo para términos de salud, son herramientas hasta de trabajo y que poco a poco y cada vez más deportes están poniendo como si del propio uniforme se tratara. A continuación os dejamos un par de ejemplos más que interesantes:

  • Goal-Line Technology: es sabido por todos que la faena de ser árbitro en el futbol profesional es muy complicada. Se toman decisiones en milésimas de segundo que pueden condicionar incluso campeonatos. Por esta razón la empresa internacional Hawk-Eye ha inventado una tecnología con la que a partir de cámaras repartidas por todo el estadio y un chip en el balón de futbol, cuando este supera la línea de gol envía una señal al Smart Watch del árbitro que le indica que ha sido gol.
  • Swingtracker: esta tecnología nos llega desde los EUA con el que es su deporte rey: el baseball. Se trata de un dispositivo que conecta simultáneamente al bate con un equipo receptor de señal Wifi y con el que interactúa mandándole información tanto de la posición como de la fuerza hasta los cálculos de la distancia y movimiento de la pelota llegando a hacer incluso un dibujo en 3D de la persona que batea y la dirección de la pelota.

Para acabar haremos una pequeña reflexión. Es cierto que muchos son los que dicen que introducir la tecnología en el deporte es acabar con su esencia, hacer que deje de ser puramente una práctica individual o en equipo de actividad física, pero yo tengo una opinión distinta. Si de alguna manera podemos hacer que el deporte sea más saludable, se puedan evitar las lesiones o salvar vidas, que sea todo más justo para aquellos que al fin y al cabo entrenan y se esfuerzan de la misma manera, con o sin wearables… ¿Por qué no hacerlo? O al menos probarlo, dar la oportunidad de introducir la tecnología en el ámbito deportivo para mejorar algo que finalmente será igual de puro y emocional, como es el deporte pero mucho más seguro y justo.

About the author

Técnico de sala y A.A.D.D en Duet Sports Rambla Fondo.

Unirse a la discusión