¿Sabes qué tienes que bailar según tu objetivo físico?

El verano acaba y aunque cuesta volver a la rutina tenemos que buscar una actividad física que nos motive y que nos ayude a conseguir nuestros objetivos. Como ya sabéis no es lo mismo tonificar que adelgazar o que querer moldear algunas zonas concretas de nuestro cuerpo. Una buena opción es el mundo del baile, un ejercicio con el que te lo pasarás bien y además conseguirás los objetivos que te propongas. Sólo debes buscar el estilo que más se adapte a tus necesidades y empezar a disfrutar.

Objetivo Adelgazar

Perder peso siempre suele ser nuestro objetivo principal después del verano ya que normalmente siempre volvemos con algunos kilos de más. El baile aeróbico es la mejor rutina para quemar muchas calorías en poco tiempo y de una manera sencilla. La disciplina que puedes encontrar en todos los gimnasios es Zumba, una mezcla de aerobic y canciones de moda que te obliga a estar moviéndote durante toda la clase. Te lo pasarás bien y quemaras unas 800 calorías por sesión, harás un gran ejercicio con la sensación de que estás en una fiesta.

Fortalecer abdominales

La danza del vientre se caracteriza por los movimientos de cadera y abdomen, es especialmente útil para fortalecer la zona media del cuerpo y mejorar su funcionalidad. Se alternan los movimientos rápidos y lentos en las zonas del vientre y la cadera, se aumenta la flexibilidad de la cadera, y se mejoran los músculos del abdomen y la postura corporal. No se queman una gran cantidad de calorías pero aporta elasticidad al tejido abdominal, conseguirás un abdomen plano y marcado y estimularás el funcionamiento de los órganos internos.

Tonificar piernas

Las piernas suelen ser una lucha constante sobre todo para muchas mujeres, ya que tienden a retener líquidos, producir celulitis y cartucheras. La musculatura de las piernas se puede ir modificando poco a poco con unos estilos de baila concretos como son la salsa, la bachata y el swing. Estas disciplinas exigen un gran trabajo de piernas, los movimientos suelen ser rápidos y con muchos cambios de ritmo, tus piernas están activas durante toda la clase haciendo movimientos de todo tipo. Los cuádriceps y los gemelos son los que nos permiten ser más veloces y exactos con los movimientos que realizamos, y en estos estilos de baile los trabajas sin parar. Como la Zumba, son estilos muy divertidos donde te lo pasarás bien y trabajarás tus piernas casi sin darte cuenta.

Brazos definidos

Si tu deseo es mejorar la forma de tus brazos y conseguir unos músculos definidos y firmes, tu estilo de baile es el Bollywood. Las coreografías de este baile indio siempre implican un trabajo constante de brazos, ya que es fundamental la posición de los brazos y las manos para conseguir realizar ese estilo de baile correctamente. Trabajarás también otras zonas del cuerpo como las piernas y el abdomen, pero sin duda lo que más destaca es la forma en la que verás que tus brazos mejoran.

Glúteos 

El Twerk ha llegado pisando fuerte y no es para menos, si quieres tener unos gluteos firmes, redondos y sin celulitis ésta es tu disciplina. Este estilo viene de las pistas de baile pero cada vez se ha puesto más de moda en todas las escuelas. Al contrario de lo que puedas pensar, no consiste solo en aprender a mover esa zona de tu cuerpo. Este baile implica un gran trabajo muscular muy intenso, combinado con fuerza, resistencia y velocidad.

Ganar fuerza y músculo

El baile urbano y especialmente el Break Dance son una gran disciplina para fortalecer los músculos ya que combina acrobacias, piruetas y coreografías. Mejora tu fortaleza del núcleo con calistenia tradicional, por ejemplo haciendo flexiones de brazos (pushups). El break dance te obliga a fortalecer áreas importantes como son los hombros, tríceps, bíceps, dorsales y abdominales superiores. Además mejorarás el equilibrio y la coordinación ya que es algo indispensable para hacer la gran mayoría de los movimientos de esta disciplina.

Mejora la postura 

Si quieres evitar dolores de espalda bailando y mejorar tu coordinación, tu mejor opción son los bailes de salón clásicos. El vals o el tango te obligan a mantener una postura erguida, y a trabajar tu posición. Sin querer aumentarás tu conciencia corporal, mejorarás la postura y coordinaras brazos, piernas y tronco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *