¿Qué es la tensegridad?

TENSEGRIDAD, CUERPO HUMANO y BALONES DE FUTBOL ¿Qué es la Tensión Integrada?

Bienvenid@s a “entrenatuenergia”!

¿TENSE qué? ¡TENSEGRIDAD! Esta palabreja es mucho más importante de lo que nunca te habías imaginado. Si sigues leyendo vas a descubrir una nueva manera de mirar el cuerpo humano: sabrás entrenar mejor, estirar mejor y relajarte mejor. En definitiva, te sentirás mejor.

La TENSEGRIDAD te va a permitir entender cómo funciona realmente tu sistema músculo-esquelético, compuesto por huesos –elementos rígidos discontinuos internos- y músculos, ligamentos y tejido fascial o connectivo –tejido blando continuo, externo a los elementos rígidos-.

Vamos a por el concepto y luego a por los ejemplos, terminando para entender cómo influye la Tensegridad en el cuerpo humano ¡Empezamos!

 

EL CONCEPTO DE TENSEGRIDAD

La tensegridad és una característica intrínseca, es un principio estructural, una necesidad de TODO lo que existe, donde la autotensión y el autoequillibrio se dan en presencia de 2 fuerzas opuestas, de 2 estados: un estado de TRACCIÓN y un estado de COMPRESIÓN. Estos 2 estados interaccionan al mismo tiempo, uno es consecuencia del otro, y opuesto a la vez, y un estado no existe sin el otro.

Sin uno de los dos estados de tensión no hay autotensión, no hay autoequilibrio, no hay tensegridad, y entonces no existe lo que tiene que existir.

El término tensegridad, proviene del inglés tensegrity. Es un término arquitectónico acuñado en los años 40 por  el arquitecto y diseñador americano Richard Buckminster Fuller como contracción de las palabras tensional integrity, es decir, integridad tensional o tensión integrada.

 

ESTRUCTURA TENSEGRÍTICA: TENSIÓN INTEGRADA

La característica principal de una estructura tensegrítica es la capacidad de integrar la tensión de todo el sistema manteniéndose en autoequilibrio: la presencia de cualquier aumento de tensión en 1 PUNTO del sistema, el propio diseño del sistema permite repartir ese aumento de tensión puntual por TODA su estructura. Lo hará de la mejor forma, adaptándose y deformándose. Esto se produce gracias a su geometría y a la composición de la materia de los elementos que componen la estructura: los elementos rígidos y los blandos.

La presencia de tensión es lo que confiere estabilidad a una estructura tensegrítica. De ahí que a esta tensión la podemos llamar “tensión favorable, positiva o necesaria”. La “tensión desfavorable” sería el exceso de tensión que puede provocar debilidades en el sistema.

 

2 EJEMPLOS DE ESTRUCTURAS TENSEGRÍTICAS: EL ICOSAEDRO Y EL BALÓN DE FUTBOL

Para introducirnos en el principio de tensegridad es importante visualizarlo y lo haremos con dos estructuras a priori muy distintas, pero hermanas a la vez, donde veremos claramente estos 2 elementos: a compresión y a tracción. 

  1. EL ICOSAEDRO TENSEGRÍTICO

Un icosaedro es un poliedro de 20 caras. El icosaedro tensegrítico es una estructura formada por 6 elementos rígidos discontinuos (6 barras, 12 vértices o  12 extremos de barras) unidos por un elemento continuo en tracción (goma elástica, hilo, cable, membrana…). Las barras están dispuestas paralelamente 2 a 2 formando 3 pares de barras paralelas, es decir, 3 rectángulos (de proporción áurea) perpendiculares entre ellos, definiendo los 3 planos espaciales X, Y, Z.

Los componentes a tracción forman un entramado continuo, con lo que las fuerzas de tracción se transmiten instantáneamente a través de toda la estructura. Los componentes de compresión son discontinuos, con lo que solo trabajan localmente, creando, transmitiendo y manteniendo la tensión de los elementos traccionados.

Icosaedro tensegrítico REGULAR con tensión POSITIVA

 

Icosaedro tensegrítico IRREGULAR con exceso de tensión o tensión DESFAVORABLE

  1. EL BALÓN DE FÚTBOL

La relación entre geometría y estabilidad en un sistema de tensegridad puede explicarse fácilmente utilizando un balón. El AIRE del balón es el elemento en compresión que le da rigidez al CUERO del balón (en este caso una membrana cerrada) que es el elemento en tracción. De esta forma si el balón no tiene aire suficiente, deja de ser balón. Si el balón no tuviera un perímetro cerrado, el aire se escaparía y dejaría de ser balón. Al perder las tensiones de un tipo o de otro, el balón deja de ser autoestable, se desintegra la tensión y deja de existir como tal.

No es casual que la geometría utilizada para formalizar el balón de futbol más conocido esté formada por 12 pentágonos (negros) envueltos por 20 hexágonos (blancos), que corresponeden a los 12 vértices de las 6 barras y a las 20 caras del icosaedro tensegrítico.

entrenatuenergia_balon-de-futbol-recortable

Icosaedro tensegrítico = 12 vértices + 20 caras triangulares. Recortable de un balón de fútbol = 12 pentágonos negros + 20 hexágonos blanco

 

Aún soportando un exceso de tensión (estrés), el icosaedro tensegrítico y el balón de futbol (y cualquier estructura tensegrítica) se autodeforman para absorver y repartir este exceso por TODO el sistema, manteniéndose siempre estables y en un ótimo autoequilibrio … hasta que se rompen si hay demasiada tensión!

 

EL CUERPO HUMANO, UNA ESTRUCTURA TENSEGRÍTICA VIVA: BIOTENSEGRIDAD

La tensegridad aplicada en los seres vivos se llama BIOTENSGRIDAD, tensegridad en automovimiento.

Efectivamente, el cuerpo humano (y el de cualquier animal vertebrado) es claramente una estructura tensegrítica ¡viva! ¡biotensgrítica! Los huesos son las barras rígidas (no se tocan entre sí) que están en compresión gracias a las fuerzas de tracción de músculos, ligamentos y tejido fascial (tejido conectivo o conjuntivo), que a la vez forman la red tensa y continua que delimita espacialmente el cuerpo por el exterior. La piel es la última (y más externa) membrana elástica del cuerpo.

El tejido blando (músculos, ligamentos y tejido fascial) está en tensión positiva, favorable, necesaria y vital. La rigidez de los huesos les permite tener esta tensión.

Imagínate un cuerpo sin huesos o sin tejido blando … sería un sinsentido, ya que uno necesita del otro.

El cuerpo humano es un cuerpo tensegrítico en movimiento constante, un juego hípercomplejo de redistribución de “sólo” 2 tensiones: COMPRESIÓN y TRACCIÓN, en un entorno con una tensión principal: LA GRAVEDAD: tensiones positivas, favorables, necesarias y vitales.

Las Cadenas Musculares son la representación de las largas líneas y amplios planos por donde recorren estas tensiones. Las Cadenas Musculares en el cuerpo humano son los cables en el icosaedro tensegrítico.

Ver POST sobre Cadenas Musculares.

Cuando el sistema se desestabiliza (por ejemplo con un esguince, una rotura fibrilar, un desgaste de cartílago o cualquier disfunción locomotora), el cuerpo sigue las leyes de la tensegridad de forma inmediata para compensar el exceso de tensión acumulada. Por lo tanto, una vez ha integrado sus tensiones excesivas (compensando el dolor o la limitación de movimiento) el cuerpo siempre estará en su mejor estado: ESTABLE, con tensiones, pero estable.

Todos los componentes del cuerpo humano están entrelazados y conectados de tal manera que las tensiones se reparten al instante por todas partes: un pequeño cambio en una PARTE se refleja en el TODO.

Hasta cuando hay dolor (exceso de tensión), el dolor te va a obligar hacer reposo para que el propio cuerpo le dé tiempo de autodeformarse, recuperar su mejor estado estructural, integrando el exceso de tensión y así finalmente “se cure”.

Deja que tu cuerpo sea lo más tensegrítico posible: muévete, estira el tejido blando, respira de forma continua, amplia y profunda, descansa y relájate siempre que sea necesario, INTEGRANDO LAS TENSIONES. Y recuerda también, sigue una buena alimentación.

Si has encontrado el artículo interesante, o tienes alguna duda sobre cómo integrar las tensiones en tu cuerpo, suscríbete al blog “entrena tu energía”, comenta y pregunta … siempre con mucha salud!

 

“El mejor tratamiento empieza con una buena valoración”

About the author

Quiromasajista en DUET FIT BRUC "El mejor tratamiento comienza con una buena valoración" larquitecturadelcos.com

Unirse a la discusión