¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprarme una pala de pádel?

Ahora que se acercan las fiestas navideñas, un buen regalo para todos aquellos que jugáis a pádel habitualmente o bien os iniciéis en la práctica de este divertido deporte puede ser una pala de pádel.

Seguramente más de una vez os habréis parado a mirar los lineales de las tiendas y habréis observado la amplia gama de palas que hay en el mercado. Es importante que no os dejéis guiar por el modelo que más os llame la atención estéticamente ni por el precio, sino por cuál es vuestro nivel de pádel y qué características definen la pala.

Ante todo determinar su nivel:

  • Iniciación
  • Perfeccionamiento
  • Avanzado

Teniendo en cuenta que cada nivel representa una velocidad y un peso* de la bola diferente (la bola nos llegará más lenta y con menos efectos en el nivel de iniciación y más rápida y con más efectos a medida que mejoramos el nivel).

* En este caso, cuando hablamos de peso de la bola, no nos referimos a los gramos que pesa la bola, sino al efecto que le damos a ésta cuando la golpeamos (efecto cortado, liftado o plano).

A continuación observe las características técnicas de la pala considerando que:

La pala se compone de:

  • El perfil o marco de la pala: es la parte exterior que rodea la pala y lo que le da firmeza y resistencia. Algunas de ellas vienen con un protector en la parte superior que la protegerá de los posibles golpes contra las paredes.
  • Superficie de impacto: es la parte más importante de la pala ya que es la zona por donde se impacta la pelota y en función de su composición tendremos diferentes sensaciones a la hora de jugar.

Y tiene las siguientes características:

Peso: las palas las podemos diferenciar según sean más ligeras (menos de 375 gramos) o más pesadas (más de 375 gramos). No existe por tanto un peso ideal para las palas, sino un peso adecuado a cada jugador.

  • Una pala ligera la podremos mover con mayor facilidad y rapidez, ideal para el juego de volea, pero podemos perder potencia sobre todo a medida que nos vamos agotando.
  • Una pala pesada nos costará más de mover pero nos dará más potencia en el impacto.

RECOMENDACIÓN: intenta jugar con el mayor peso con el que te encuentres cómodo ya que a mayor peso, más masa la sujeta el golpe, y menos masa la soporta el brazo. Por otro lado una pala pesada nos durará más tiempo que una ligera (en las mismas condiciones).

Balance: nos indica el punto donde se concentra el peso de la pala, y éste puede estar:

  • Alto: son las llamadas palas “cabezones” porque tienen el peso más cerca de la cabeza que del mango y a pesar de pesar menos, tendremos la sensación de que pesan más. Este balance nos dará mucha potencia, pero puede sobrecargar la muñeca dado que el peso está más lejos de la mano y por lo tanto el efecto palanca es mayor (tendremos que hacer más fuerza para sujetar la pala). Las palas con este balance suelen tener forma de diamante.
  • Centrado: el peso se sitúa un poco más cerca del mango que nos dará una mayor manejabilidad de la pala, por lo tanto más control, y nos ayudará a descansar la muñeca. Las palas con este balance suelen tener forma de lágrima y algunos modelos pueden ser de forma redonda.
  • Bajo: el peso está muy desplazado hacia el puño y esto nos aportará un excelente control, ya que la mano domina el peso, pero en contra perderemos mucha potencia que echaremos de menos en la volea y en los golpes defensivos sobre todo. Es un balance para jugadores experimentados con mucho toque y aunque parezca contradictorio también se recomienda a los principiantes. Las palas con este balance suelen tener forma redonda.

 

RECOMENDACIÓN: si te inicias en la práctica de pádel recomendamos que cojas una pala con el balance bajo y de forma redonda, ya que dominarás tú a la pala y no ella a ti, además el hecho de tener la cabeza redonda amplía el punto dulce (punto de impacto) y facilita los golpes. Si ya llevas más tiempo jugando y conoces tus defectos, te recomendamos que elijas una pala que te ayude a corregir tus errores según las explicaciones del balance y la forma, teniendo en cuenta que una forma de diamante tendrá el punto dulce más elevado , te dará más potencia y por tanto requerirá más control y dominio de la pala por tu parte.

El grosor: las palas de pádel no pueden exceder un espesor de 38mm, así que lo más normal es que encontramos palas que oscilen entre los 36mm y 38mm. Hay que tener en cuenta, que algunas tienen el marco de un grosor y la superficie de impacto de otro.

La dureza: las palas pueden tener una superficie de impacto dura o blanda.

  • Palas blandas: aportan potencia a los golpes, pero por el contrario, restan control. Te ayudarán a defenderte en los golpes de fondo y te aportarán potencia en la volea. Las palas blandas tienden a durar menos que las palas duras, ya que los materiales al ser más blandos se dañan antes.
  • Palas duras: al contrario de las blandas, las palas duras aportan control y restan potencia. Son más exigentes que las blandas, ya que la potencia que les falta la debe aportar el brazo y por lo tanto hay que tener una buena técnica para optimizar los impactos.

RECOMENDACIÓN: en este sentido, es difícil recomendar una dureza u otra en los niveles de iniciación, ya que por ejemplo, un mujer que se inicia probablemente necesite una pala más blanda que un hombre dado que estos suelen tener más fuerza. A medida que vamos mejorando la técnica, ya podremos escoger, según lo explicado, qué dureza de pala nos conviene para que se adapte mejor a nuestro juego.

A partir de ahí, corroborar que no todas las palas del mercado nos irán bien, sino que cada persona requerirá un modelo que se adapte a sus condiciones físicas y a su nivel de juego.
En Duet Sports disponemos de un equipo técnico cualificado que te puede asesorar en caso de que estés interesado/a en adquirir tu primera pala o renovar la que tienes.

Y ya sabéis .. si hacéis una lista para Papá Noel o los Reyes que no se os olvide pedir vuestra pala de pádel!

¡Respira Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *