¿Eres runner y corres en verano?

Si eres un Runner al que le gusta mantener su hábito de trotar, o bien estás de vacaciones y tu práctica deportiva habitual no puedas realizarla, puedes seguir haciendo ejercicio para no perder el nivel de forma en el que estabas antes de empezar las vacaciones. Recuerda que para correr sólo necesitas unas zapatillas deportivas, y algo de ropa deportiva, y así podrás salir a entrenar.

En cualquier caso, sea por una circunstancia u otra, si tienes a mano unas zapatillas de correr y piensas en lanzarte al asfalto a pesar de las altas temperaturas… te presentamos algunos consejos prácticos para correr con exceso de calor.

¿Qué conviene llevar?

Recuerda usar crema solar, recurre a prendas blancas lo más cortas posible, calcetines bien delgados, utiliza una gorra, y excepto que vayas por alguna zona playera con duchas, mejor llévate un botellín de agua un punto fría.

¿Dónde correr?

Busca zonas idóneas para correr: si conoces las zonas por las que vas a salir, procura pasar por fuentes de agua para que puedas hidratarte. Si estás en zonas costeras aprovéchate de los paseos marítimos frente a la playa, ya que así con probabilidad encontrarás zonas de ducha en las que refrescarte y hasta beber agua sin necesidad de llevarla encima. En cualquier caso, aprovecha para mojar tu gorra y tu pelo, ya que así podrás sentirte más fresco y con ello correr sin sufrir tanto el calor.

En zonas montañosas, procura pasar por arroyos o riachuelos que te permitirán al menos poder refrescar tu cuerpo, a pesar que en la gran mayoría de casos el agua que llevan no es recomendable beberla, a menos que estés acostumbrado o sepas con certeza que el agua que llevan es potable.

¿Con qué intensidad?

Excepto que entrenes por fases, y que estés en alguna fase pico de entrenamiento, procura aprovechar estos días para hacer entrenos de mantenimiento y recuperación.

Dado el extra de fatiga que produce el calor, si tienes pulsómetro, procura entrenar con él y basar tu ritmo de carrera en tu franja de pulsaciones en entreno, no al revés (forzando tu corazón para mantener tus ritmos de carrera).

Por ello, tanto si llevas pulsómetro como si no, comprobarás que tu ritmo normal de carrera, a igual esfuerzo que en invierno, es muy inferior al habitual. No te estreses por ello y no es necesario que fuerces la máquina para correr a tus ritmos de invierno, ya que sin necesidad de ello conseguirás los objetivos que buscas de mantenimiento, además de evitar posibles mareos y exceso de deshidratación que en cualquier caso ponen en jaque a tu salud y no te aportan beneficios.

¿Cuánto tiempo?

Procura adaptarte a las condiciones, si tu entreno habitual en carrera es de 50 minutos, (y excepto que estés en la fase final de entreno para alguna prueba) puedes aprovechar estos días de calor excesivo para rebajarlos a cambio de ejercicios físicos que te permitirán complementar el ejercicio, como abdominales o flexiones, o bien unos minutos extra de estiramientos.

Disfruta de las vacaciones, a la vez que te mantienes, para que en la vuelta al cole puedas volver con las pilas a tope!!

¡Entrena tu energía!

One thought on “¿Eres runner y corres en verano?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *