¿Eres de los que hacen deporte al mediodía? ¡Esto te interesa!

Muchas personas escogen las horas del mediodía para realizar actividades físicas, principalmente por una cuestión de tiempo. Esta modalidad puede tener efectos positivos, siempre y cuando se tomen en cuenta algunos factores. Veremos a continuación algunas consideraciones importantes.

Las comidas

 Se puede optar por realizar ejercicio tanto antes como después de comer, pero en ambos casos se han de tener en cuenta ciertos detalles. Si decides hacer la actividad física antes de comer es aconsejable que no lo hagas sintiendo un gran apetito. No es aconsejable realizar ejercicio tras varias horas sin probar bocado, ya que esto reducirá tu rendimiento y podría producirte una fatiga excesiva. Además, podrías experimentar pérdidas no deseadas en la masa muscular a raíz de las demandas insatisfechas de tu organismo. Lo ideal es haber ingerido algún bocadillo a media mañana o un poco de fruta poco antes de la actividad física.

Si en cambio optas por ejercitarte tras la comida, lo mejor será que esperes un par de horas luego de ingerirla, para evitar malestares. Las actividades físicas leves, como las caminatas, pueden realizarse sin esperar ese lapso de tiempo.

Por otra parte, la comida previa al ejercicio no debe ser muy abundante ni pesada. Es preferible consumir alimentos a base de hidrato de carbono complejos, de lenta absorción, como los cereales o la pasta. Se puede añadir sin problemas una cantidad pequeña de proteínas. Además, como en cualquier otro caso una correcta hidratación será imprescindible.

 En líneas generales la alimentación saludable y balanceada es compatible con cualquier opción de actividad física.

Algunas ventajas

Las horas del mediodía suelen ser de muy buen rendimiento físico en un organismo saludable, ya que los niveles hormonales y otros indicadores se encuentran a pleno rendimiento. Por otra parte, el flujo sanguíneo mejorará notablemente durante el resto de la jornada. Si tus tareas habituales son sedentarias, el ejercicio a esas horas será muy eficaz para interrumpir la inactividad y contrarrestar sus efectos negativos.

Luego del ejercicio

Lo mejor es que cuentes con un espacio adicional de tiempo para descansar y que el cuerpo se recupere tras la actividad física. Esto quiere decir que al programar tu rutina de ejercicios al mediodía debes también tomar en cuenta este período de recuperación. Por la noche necesitas dormir adecuadamente (se establece un promedio de entre 6 y 8 horas) para que el organismo desarrolle satisfactoriamente diversos procesos de los que depende nuestro bienestar.

Siguiente estas simples directrices te asegurarás de que tu actividad física al mediodía dé los resultados óptimos que deseas.

¡Respira salud!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión