Entrenamiento con Fitball

El fitball o balón terapéutico, que comenzó utilizándose como ayuda en la rehabilitación de pacientes con trastornos neurológicos, actualmente se ha convertido en un material imprescindible en los centros deportivos y de salud.

Es un complemento de entrenamiento ideal debido a su versatilidad, pero su principal utilidad radica en que es una superficie inestable que te obliga constantemente a reequilibrarte por medio de tu musculatura profunda o “core”, habituándote así a implicarlo en las actividades de la vida diaria, lo cual resulta muy beneficioso para la salud de tu espalda y articulaciones.

En este artículo te propongo un programa de ejercicios para que conozcas y empieces a beneficiarte del entrenamiento con fitball, tanto si nunca lo has utilizado como si ya lo conoces pero quieres darle un toque de dificultad a tus entrenamientos.

  • Como norma general todos los ejercicios deben realizarse de forma lenta y controlada teniendo en cuenta la inestabilidad, cualquier movimiento brusco y sin control puede resultar en una caída o golpe.
  • Además debes mantener una correcta alineación de tus articulaciones y espalda: rodillas alineadas con los pies, abdomen ligeramente encogido, espalda erguida, hombros relajados y cuello alargado.

*El consejo del entrenador: Para fortalecer tu espalda puedes utilizar la fitball en casa como una silla más, pero debes habituarte poco a poco, comienza por periodos cortos de 30 minutos a una hora sentado delante del ordenador o la tele y siempre ¡con la postura y alineación correcta!

Programa de ejercicio

1. Sentadilla: comienza con la fitball a la altura de tu zona lumbar baja y los pies ligeramente adelantados. Puedes utilizar una carga adicional como las mancuernas.

1

Variante: Sujeta la fitball en tus manos lo cual te ayudará a reforzar la postura y la zona alta de la espalda.

2. Puente: Coloca la fitball debajo de tus gemelos y sube apretando nalgas y abdomen.

Variante: Haz el puente tumbado encima de la fitball.

3. Encogimiento abdominal: Túmbate encima con la fitball a la altura de la zona lumbar o la cadera y con las manos detrás de la cabeza, realiza el encogimiento concentrándote en tu zona abdominal y en una amplitud que te resulte cómoda.

Variante: Haz una “plancha” apoyándote en la fitball, mantén el abdomen encogido y la espalda recta.

4. Flexión pectoral de rodillas o sobre los pies: mantén el abdomen encogido y apoya el fitball en la pared si lo haces de rodillas.

Variante: Haz la flexión con tus tibias en la fitball cuanto más lejos ¡más dificultad!

5. Extensión de tronco: de rodillas con las manos detrás de la cabeza o en cruz a los lados y apoyado en el fitball (abdomen, pecho y barbilla), despégate progresivamente hasta quedar con la espalda erguida hasta un punto cómodo.

Variante: Haz el “superman” levantado simultáneamente el brazo y la pierna contraria, mantén la posición 30 segundos.

6. Estiramientos en extensión, lateral y flexión: relajate mínimo 30 segundos en cada posición.

Espero que pongáis en práctica estos ejercicios. Cualquier duda que tengáis recordad que podéis preguntarle a los técnicos/as de Duet Sports.

¡Respira Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *