Ejercicios básicos en el Postparto

Creando una base sólida para ejercitar tu cuerpo después de dar a luz

Tras el post Yoga durante el embarazo, cuando empezar? me he animado a escribir este artículo, en el que te cuento un poquito sobre el ejercicio postparto: cuándo empezar y donde poner tu foco. En el vídeo te muestro una sencilla secuencia, que tan sólo te llevará unos minutos al día, y hará que te sientas mejor y puedas encarar tu nuevo rol de madre con más facilidad.

Durante las primeras semanas después de dar a luz necesitarás mucho reposo y tu prioridad será atender y conocer a tu bebé. Seguramente no tengas ni ganas ni tiempo para pensar en hacer ejercicio, no obstante, dedicar unos minutos de tu tiempo a recuperar tu forma será algo que te beneficiará no sólo física, sino anímica y mentalmente.

¿Cuándo empezar?

Deberás tener en cuenta que tu cuerpo ha sufrido muchos cambios y que necesitará recuperarse del embarazo y del esfuerzo del parto. Para ello será ideal empezar cuando sientas que estás preparada, poco a poco, sin hacer sobre esfuerzos, siempre escuchando a tu cuerpo y siguiendo tu propio ritmo.

En el vídeo te muestro algunos de los ejercicios que serán la base donde irás sumando nuevos ejercicios semana tras semana, o cuando sientas que puedes avanzar. De forma gradual, tu cuerpo se irá fortaleciendo y podrás introducir ejercicios nuevos y más complejos, así como aumentar el número de repeticiones.

Los ejercicios te ayudarán a recuperar tu cuerpo pre-embarazo y a mantenerte fuerte y relajada para combatir el cansancio y la falta de energía que son tan comunes al inicio de la maternidad.

No esperes encontrar el momento ideal para ejercitar, simplemente créalo. No importa si el bebé no se duerme o sólo quiere contacto físico (lo cual es lógico, pues ¡no se ha despegado de ti en sus nueve meses de vida intrauterina!). Si no puedes o no quieres dejar a tu bebé por el motivo que sea, puedes realizar los ejercicios involucrándole, por lo que además de fortalecer tu cuerpo también estarás reforzando el vínculo con él o ella.

¿Por dónde empezar?

Las partes de tu cuerpo que se han visto más comprometidas son la zona pélvica y la abdominal. Empezaremos pues con ejercicios que refuerzan el suelo pélvico y el abdomen.

Con el embarazo y el parto los músculos del suelo pélvico se han distendido y se han vuelto laxos. Estos músculos tienen la función de sujetar los órganos pélvicos y proporcionar continencia. Un buen ejercicio para recuperar la fuerza, el tono y la elasticidad de éstos músculos son los Kegels. Para hacer bien estos ejercicios es importante prestar atención a la respiración, sincronizándola con el movimiento. En el vídeo te muestro cómo hacer la versión simple.

Generalmente, y especialmente si te han administrado una epidural, la espalda se ve un poco resentida, sobretodo la parte baja o zona lumbar. Al trabajar el abdomen, de manera refleja también estamos fortaleciendo las lumbares. Muy importante ya que, en los próximos años, vas a cargar a tu bebé necesitando así tener una espalda sana y fuerte.

No te olvides de complementar tus ejercicios con una dieta saludable, descanso y algo de ejercicio aeróbico, como caminar por la playa, la montaña o el parque; preferiblemente donde puedas estar en contacto con la naturaleza para recargar tus pilas.

Y ahora que ya eres mamá, quizás te interese este artículo El masaje infantil: porque la piel es el primer lenguaje.

¡Te deseo una pronta recuperación!

Namasté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *