Las diez reglas de oro para mejorar el rendimiento físico

 

A menudo nos preguntamos si ya hemos llegado a nuestro tope o si hay margen para seguir aumentando nuestro rendimiento. Existen algunas medidas que puedes adoptar para sacar el máximo provecho de tu condición física al practicar deportes. Hoy te mencionamos diez puntos importantes que debes tener en cuenta.

1 – Sueño: La duración y calidad del sueño influye directamente en todas las funciones del organismo, lo cual es aplicable también obviamente al rendimiento físico. En general se recomienda dormir unas 8 horas, aunque esto puede variar por persona y por edad. En todo caso, lo importante es que te despiertes descansado y con tus energías renovadas. La calidad del sueño también es importante. Lo ideal es que sea profundo e ininterrumpido y preferentemente en horas nocturnas.

2 – Dieta: Es aconsejable que mantengas una dieta variada y balanceada. En este sentido el consumo de frutas y verduras no debe estar ausente. La ingesta de alimentos con aceites grasos Omega 3 es altamente beneficiosa para el rendimiento del organismo. Se encuentra por ejemplo en el pescado azul y los frutos secos. La ingesta de aminoácidos, hidratos de carbono y potasio es fundamental tras un esfuerzo físico, ya que estos elementos contribuyen a reducir la fatiga y acelerar el proceso de recuperación. Se encuentran en alimentos como el plátano, el arroz o las pasas. También es aconsejable incluir algunas proteínas, preferentemente de carnes con bajo contenido graso.

3 – Hidratación: El agua no debe faltar en ningún caso. La regla es conocida por todo deportista: se debe ingerir líquido antes, durante y después de la actividad deportiva. De esta forma evitarás calambres, lesiones o sensación de debilidad.

El agua no debe faltar en ningún caso

4 – Posturas: Las posturas físicas deben ser adecuadas durante todas tus actividades. Una mala postura en tu lugar de trabajo puede perjudicar tu rendimiento físico. Si trabajas sentado procura mantener la espalda recta y los pies apoyados en el suelo. Además, intenta levantarte y moverte un poco cada hora. Durante la práctica de un deporte, debes adoptar las posturas correctas y realizar los movimientos de la manera indicada, según el tipo de actividad.

5 – Calentamiento: Antes de hacer deportes es indispensable realizar ejercicios de calentamiento. De esta forma, evitarás lesiones que reducirán tu rendimiento. Por lo general estos ejercicios comienzan con los grandes grupos musculares, a los que se añaden movimientos específicos para cada deporte o actividad.

6 – Trabajo muscular: Busca asesoramiento profesional para realizar ejercicios que fortalezcan tu musculatura. Unos músculos fuertes y tonificados son vitales para casi todo deporte y para el bienestar físico general.

7 – Hábitos: Quizás parezca obvio, pero cualquier hábito pernicioso mermará tus capacidades físicas. El tabaco, el consumo excesivo de alcohol u otras drogas no entran en la ecuación de un óptimo rendimiento físico. Los atracones o grandes ingestas de comida tampoco son aconsejables.

8 – Aprender: Es poco frecuente rendir a pleno en un deporte o actividad física en forma intuitiva. Es necesario aprender las técnicas adecuadas con profesionales y enfocar el asunto con seriedad. Si practicas un deporte de manera autodidacta corres el riesgo de no aprovechar al máximo tu potencia o incluso sufrir lesiones a raíz de técnicas mal ejecutadas.

9 – Ser paciente. No puedes esperar un rendimiento máximo al poco tiempo de comenzar a realizar un deporte o actividad física. Dale tiempo a tu cuerpo para que avance y se fortalezca. Si tienes expectativas demasiado inmediatas acabarás decepcionándote.

10 – Motivación: La mente tiene una enorme influencia sobre todo el organismo. Tu actitud hacia la actividad física debe ser entusiasta. No permitas que un día de bajón te haga perder de vista tus metas. Tampoco te decepciones por no poder alcanzar el objetivo que buscabas desde un primer momento. Mantente constante e intenta respetar el cronograma de actividades que tú mismo te has propuesto. Los resultados llegarán.

Si sigues estos sencillos consejos y utilizas el sentido común, verás cómo tu rendimiento físico continúa aumentando.

Así que ánimos y a entrenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *