Claves para seguir motivado a entrenar en los meses más fríos

Lejos queda la operación bikini, así como ya se acaban los días largos de sol, pero por el momento disfrutamos de temperaturas suaves, que tan bien nos van para motivarnos a entrenar al aire libre. Aunque, de eso ya queda bien poco y, pronto tendremos aquí el frío invierno y se nos hará más duro salir a entrenar. ¿Sois de los que perdéis las ganas de entrenar al aire libre a causa de las bajas temperaturas?

Hablemos de algunas técnicas fáciles para no caer en el abandono, en especial para aquellas personas que entrenáis con el objetivo de sentiros bien y por salud, y que os ayudarán a mantener el nivel de forma o a conseguirlo en caso de iniciados.

¡Auto-engáñate!

Si en el momento de entrenar siempre tienes alguna cosa que hacer, y eso finalmente te impide salir, tómatelo como una obligación. Por ejemplo: si para entrenar pasas antes por casa, procura no tener que hacerlo o tener la ropa de deporte en la misma entrada para, que una vez en casa, no caigas en la tentación de hacer otras cosas. ¡Auto-engaña a tu mente!

¡Visualízalo!

Por otro lado, si tienes pereza para arrancar a entrenar, visualiza esto:

  • ¿Cómo te sentiste al finalizar tu último entreno?
  • ¿Cómo te sentías la última vez que tuviste el hábito de entrenar?

A la vez, puedes hacer el mismo pensamiento en futuro:

  • ¿Cómo te verás y sentirás el próximo verano si durante estos meses cumples con tus objetivos?

Concéntrate en estos aspectos positivos, y comprobarás como, una vez has empezado el entreno, éste es más llevadero de lo que pensabas, y al acabar cada sesión gratifícate por haberte dedicado un tiempo a ti y a tu salud.

¡Adáptate!

Sé flexible, del mismo modo que tenemos mejores y peores noches o días, en los que nos cuesta rendir igual, afronta la misma actitud en el entreno, y adapta éste en función de tu estado anímico o las condiciones.

Si hoy te tocaba una sesión de cardio de 50 minutos pero te sientes agotado/a o el tiempo no acompaña, tómatelo con más calma y reduce el entreno a la mitad y dedícalo por ejemplo a más estiramientos, te ayudará igualmente a sentirte bien y te facilitará que no dejes tu hábito, lo cual es el principal objetivo.

Por otro lado, si hoy pensabas hacer un entrenamiento suave pero estás cargado/a de energía, aprovecha para incrementar la intensidad y de vez en cuando marcarte pequeños test para ver cómo evoluciona tu condición física.

Otro consejo, procura comprometerte a entrenar con más personas, está comprobado que el cumplimiento de metas deportivas es más fácil y llevadero cuando se comparte con más personas, que luchar siempre con uno mismo.

Busca pequeñas metas, fíjate objetivos y marca cómo los vas consiguiendo, por ejemplo pon tu programa de ejercicio en un lugar donde puedas tenerlo presente a menudo, por ejemplo en la puerta de la nevera o en tu escritorio de trabajo.

Y no olvides, Mens Sana in Corpore Sano, invierte en ti ahora y en el futuro evitarás tener que gastar en medicina.

¡Respira Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *