Algunos consejos para correr en la playa

¿Alguna vez habéis salido a correr por la orilla de la playa? ¿Habéis sentido esa sensación de agotamiento mientras os refresca la brisa del mar? Esta actividad es muy beneficiosa para la salud, pero al ser la arena una superficie inestable, es necesario tomar algunas precauciones para evitar molestias y lesiones. Si estás con ganas de practicar este ejercicio junto a las olas te damos algunos consejos para llevarlo a cabo de la mejor manera.

Factores a tener en cuenta

Hay quienes tienen algunos reparos con respecto a correr en la playa, pero lo cierto es que si la actividad se practica de forma adecuada, puede constituir un gran entrenamiento y una oportunidad para mejorar la resistencia de los pies y las piernas.

Si te inicias en esta actividad, no corras inicialmente distancias demasiado largas e intenta moderar siempre el ritmo, ya que la playa es un terreno que exigirá mucho más de ti que el asfalto. Una buena opción es alternar tramos de carrera en la playa y con otros en terrenos más firmes. De esta forma no forzarás tanto tus tendones de Aquiles y las articulaciones del tobillo.

Es fundamental correr por la franja de arena húmeda y firme, ya que se trata de una superficie más plana y estable. La arena blanda te traerá muchas dificultades y pondrá en peligro tus articulaciones.

Evita correr al mediodía y en las horas inmediatamente posteriores para no exponerte a quemaduras o a una deshidratación excesiva. Las horas ideales para desarrollar la actividad son las primeras de la mañana y el atardecer. Recuerda proteger tu piel con protección solar, incluso en esos momentos del día. De más está decir que es imprescindible hidratarse debidamente para realizar el ejercicio.

Es poco aconsejable correr descalzo por la playa ya que puedes estar expuesto a lastimarte con algún objeto. Usa siempre zapatillas de correr adecuadas.

Por último, si llegaras a sentir dolor persistente en alguna articulación, debes culminar la carrera de inmediato para evitar una posible lesión.

Beneficios adicionales

Además de ser una excelente opción para mantenerte en forma, existen otros beneficios adicionales para tu organismo derivados de correr por la playa. El aire de mar te aporta cloro, iodo y fosfatos, lo cual contribuye a aumentar tus niveles de serotonina, una sustancia que aumenta tu sensación de energía y buen humor. Por otra parte, se trata de un aire bastante puro y cargado de oxígeno.

Tras realizar la actividad tienes la opción de disfrutar de un tonificante baño en el mar, que será especialmente placentero tras el ejercicio físico. La salinidad del agua te ayudará a relajar los músculos y a refrescar la piel.

No lo dudes más. Correr por la playa te hará disfrutar mucho más del verano. ¿Alguna vez has realizado esta actividad? ¡Cuéntanos! ¿Por qué playas has salido a correr?

¡Respira salud!

About the author

Entrena Tu Energía es el blog del Grupo Duet, de los centros Duet Sports y Duet Fit

Unirse a la discusión

Comments