5 asanas para mejorar tu ciática

En este artículo te hablo sobre las cosas que tienes que tener en cuenta a la hora de realizar las asanas que te ayudarán a mejorar los síntomas de tu ciática. Y si no sufres de esta dolencia, también puedes practicar estos ejercicios a modo de prevención. ¡No te pierdas el vídeo con los ejercicios detallados para sentirte mejor cada día!

Algunas cosas que debes saber sobre la ciática antes de realizar las asanas:

  1. La ciática se define como el dolor causado por la irritación o la presión en cualquier lugar a lo largo del nervio ciático. El nervio se extiende desde el sacro, entre las capas de los músculos de los glúteos profundos y, a continuación, en los músculos profundos de la parte posterior del muslo.
  1. Es importante tener un buen diagnóstico, ya que dependiendo de la causa del dolor, haremos unos ejercicios u otros. Estiraremos y reforzaremos diferentes grupos de músculos y trabajaremos para estabilizar las lumbares o para ampliar el movimiento de la articulación sacro-ilíaca. El dolor de la ciática puede ser debido a una hernia discal o por espondilolistesis ístmica, por ejemplo.
  1. Además de saber qué ejercicios realizar, será igualmente importante realizarlos de manera adecuada, por esto es aconsejable buscar un profesional que pueda enseñártelos bien y asegurarse de que los realizas de tal forma que sean eficaces.
  1. Sea cual sea la causa, es importante realizar un trabajo de fortalecimiento de los músculos del tronco (abdomen y lumbares especialmente), para ofrecer un buen soporte a tu espalda. También será positivo fortalecer los glúteos y las piernas.
  1. Parte del trabajo regular que deberemos hacer, tanto para aliviar tensión en la parte baja de la espalda y mejorar la ciática, como para prevenirla, comprenderá el estiramiento de los músculos isquiotiobiales, que son los músculos de la cara posterior del muslo.
  1. Además de los ejercicios específicos para la ciática, es aconsejable hacer algún tipo de ejercicio cardiovascular, como caminar o nadar, ya que con el ejercicio aeróbico se liberan endorfinas, los analgésicos naturales del cuerpo que ayudan a reducir el dolor.

¡Por favor ten en cuenta que será imprescindible hacer algunos ejercicios de calentamiento antes de realizar las asanas! Y recuerda sincronizar tu respiración con el movimiento.

No dejes de ver el vídeo y si quieres más información sobre Cómo cuidar tu espalda puedes leer este artículo.

NAMASTÉ!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *