¿POR QUÉ NUESTROS HIJOS DEBERÍAN APRENDER ARTES MARCIALES? EL VALOR DE LA DISCIPLINA

Ha llegado el momento de las famosas ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES y de valorar horarios, precios, gustos de los niños, beneficios de cada una de ellas… . ¿Pero qué ocurre cuando nuestro hijo/a nos dice que quiere hacer artes marciales? ¡¡¡HORROR!!! Algunos padres vemos las artes marciales como algo negativo, violento, pero a continuación veremos cómo esto es simplemente un mito, ya que las Artes Marciales entre otros beneficios les ayudará a ser mejores personas..

La historia de las técnicas de lucha con o sin armas se remota al origen de la humanidad, mayoritariamente nacieron en Oriente. Posteriormente su apogeo fue a mayor a través de la milicia, ya que estos la utilizaban como método de supervivencia en el campo de batalla. A  partir del siglo XIX aparece el concepto moderno de artes marciales como tal, basándose en los conocimientos adquiridos a través de todos los marcos temporales.

Lo que no cabe duda es que estas disciplinas, las Artes Marciales, no nacieron con el propó1sito de agredir o coaccionar sino como un método de autocontrol y  de autodominio físico y psíquico. A pesar de que las Artes Marciales crecieron en los ejércitos y las batallas, se desarrollaron con el espíritu del Budo. (Camino del guerrero).

En la actualidad las artes marciales tradicionales orientales aún incluyen la práctica de un código ético preciso que tiene sus raíces en las filosofías de oriente, como: el confucionismo chino, el sintoísmo japonés y el budismo zen. Además, algunas artes marciales, como el tai chi chuan, se preservan hoy día como una práctica para mejorar la salud física y mental.

La combinación de estas 3 escuelas de pensamiento y religiones dio paso a la formación del código ético de los guerreros conocido como Bushido.

Las siete virtudes del Budo:

  1. Benevolencia, el poder obtenido mediante el fuerte entrenamiento debe ser usado para el bien de todos, ayudando a sus compañeros.
  2. Honradez y justicia, ser honrado con todas las personas, y creer en la propia justicia ( saber distinguir lo correcto de lo incorrecto )
  3. Cortesía, demuestra la fortaleza interior , dominando nuestro ego
  4. Honor y Gloria, uno mismo debe juzgarse por las decisiones que toma y como las lleva a cabo.
  5. Sinceridad, lo que se dice, se hace. No hay diferencia entre hablar y hacer para un Samurai.
  6. Devoción y Lealtad, Se es dueño y responsable de todo lo que se dice y se hace
  7. Valor, actuar cuando los demás no lo hacen, es la manera de vivir una vida plena.

Como padres podemos buscar inculcar estos valores, anteriormente escritos, a nuestros hijos, buscando y dudando de si el Karate, el Judo, el Taekwondo, el Aikido… le va a proporcionar más beneficios uno que otro, pero en este punto debo decir que en cualquier Arte Marcial podrá encontrarlos pero cuidado con ello, ya que no todos los maestros serán capaces de hacerlos llegar  a nuestros hijos. El maestro antes que Sensei… ha de ser persona y como tal deberá saber cómo trasmitir estos valores a nuestros hijos.

Todas ellas conllevan una filosofía, una manera de pensar o de ver las cosas, inculcando honor, respeto hacia uno  mismo y hacia los demás, cortesía, valentía… .

Por ejemplo el CÓDIGO MORAL DEL JUDO es el siguiente, podéis ver las semejanzas con el Código del Guerrero:

  • Cortesía: Es el respeto por los demás.
  • Coraje:  Hacer lo que es justo.
  • Sinceridad: Expresarse honestamente sin disfrazar lo que se piensa.
  • Honor:  Ser fiel a la palabra dada.
  • Modestia:  Hablar de uno mismo sin orgullo ni vanidad.
  • Respeto: Sin él no puede haber confianza.
  • Autocontrol: Saber controlarse y tener calma cuando uno monta en cólera.
  • Amistad: El más puro de los sentimientos humanos.

Es muy importante saber distinguir de forma muy clara la diferencia entre artes marciales y deportes de contacto. Las Artes Marciales vienen marcadas por una filosofía, no solo pretende entrenar el cuerpo sino la mente y el espíritu; mientras que los deportes de contacto su objetivo es pura y claramente la competitividad, y el entrenamiento del cuerpo.

Saber Artes Marciales no solo implica saber pelear sino saber llevar a tu vida diaria todas las cualidades positivas que te aporta y sacarlas a relucir como persona.

Existe un mito sobre los artistas marciales, que si son violentos, pero esto dependerá siempre mucho de la personalidad de la persona, y de las enseñanzas del sensei, savoni, maestro o instructor.

2La  práctica de las Artes Marciales de los más pequeños de la casa les proporciona un elevado crecimiento de autoestima convirtiéndose esta una solución de infinidad de problemas que puedan sufrir sin mencionar la mejora de la concentración y valores tales como la perseverancia.

Como bien hemos comentado antes  además de hacer un aporte físico al niño, también hace un gran aporte a su mente y a su espíritu.

En ocasiones un niño llega ante un profesor de artes marciales, a un Dojo, con motivo de diversos problemas que pueda estar teniendo: falta de concentración, exceso de impulsividad, baja autoestima, problemas para socializar con los compañeros en el colegio o bien que es  demasiado tímido. O a veces sencillamente para que realice una actividad física. Para todos estos problemas la práctica de las artes marciales pueda ser la mejor solución. Cuanto antes se inicien en este camino mejor, ya que estas enseñanzas le proporcionarán unas herramientas que  le servirán en la edad adulta para canalizar su carácter su seguridad y su autocontrol.

Aquí os dejo con un ejemplo de una guía reguladora a seguir por muchas escuelas de Karate Do: Vengo hacia ti con las manos vacías, no tengo armas pero si me veo obligado a defender mis principios o mi honor, si es cuestión de vida o muerte de justicia o injusticia he aquí mis armas, las manos vacías del Karate Do.

Gracias por leernos y si quieres compartir tu opinión, siéntete libre para dejarme tu comentario a continuación. ¡Entrena tu energía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *