El ejercicio físico mejora el rendimiento académico

Un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid el pasado año ha venido a respaldar conclusiones que ya se habían desprendido de anteriores investigaciones.

 Los resultados de este estudio señalan que la capacidad cardiorrespiratoria y la habilidad motora son dos de los principales factores vinculados a un mejor rendimiento académico entre estudiantes. Como es sabido, la mejora y buen funcionamiento de estas capacidades se deriva directamente de la actividad física regular.

 2.038 estudiantes de entre 6 y 18 años participaron en esta investigación, enmarcada dentro del proyecto “Up & Down”.

Consecuencias positivas de la actividad física

 En estudios previos, se ha podido establecer que la actividad aeróbica está relacionada con un aumento del volumen del hipocampo y la mejora de la memoria espacial.

 Además, se han registrado aumentos de la proteína BDNF, encargada de fortalecer las conexiones neuronales indispensables para el aprendizaje.

 La vascularidad cerebral es otra de las ventajas derivadas de la actividad física. Esto significa sencillamente que el cerebro dispone de una mejor circulación sanguínea, que lleva consigo los nutrientes necesarios para el óptimo funcionamiento neuronal.

 La actividad física conlleva además la generación de neurotrasmisores como la noradrenalina, la dopamina o la serotonina, que influyen favorablemente en la atención, la concentración, la alerta e incluso la motivación.

Beneficios a largo plazo

 Las ventajas de la actividad física para el cerebro no se limitan sólo al período de aprendizaje, sino que dejan un legado permanente en su estructura. Uno de los beneficios más importantes a largo plazo es una mayor protección ante enfermedades degenerativas.

 Por otra parte, se ha comprobado que quienes realizaron ejercicio físico en su infancia y juventud mantienen una mejor capacidad cognitiva en su edad adulta, incluso habiendo abandonado o disminuido estas actividades.

 En conclusión, resulta innegable el vínculo positivo entre la actividad física y la capacidad intelectual, que obviamente se ve reflejada en el rendimiento académico de los estudiantes. De ello se desprende la gran importancia de la preservación y mejora de los programas deportivos en las instituciones educativas, así como la promoción de la actividad física entre niños y jóvenes.

¡Entrena y diviértete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *