Las cosas pasan cuando tienen que pasar

A menudo decimos que las cosas pasan cuando tienen que pasar, que cada cosa tiene su momento, pero no sé si somos conscientes de lo que realmente significa eso.

Hoy empezamos una nueva etapa en el blog del Grupo Duet y estoy encantada de formar parte. A partir de ahora, en esta sección que empezamos, encontraréis ejemplos de personas que, con sus historias, nos inspiran en un sentido u otro, a llevar una vida más libre y más feliz. Intentaré que reflexionemos sobre las prioridades que nos auto imponemos, las experiencias que vivimos y las emociones y sentimientos que todo ello conlleva.

Pues sí, las cosas nos pasan cuando nos tienen que pasar: los mensajes, las personas y los descubrimientos, vienen en el momento en que estás preparado para recibirlos. Sea porque hacen que te des cuenta de algo, sea porque estás preparado para entender lo que realmente quiere decir esa experiencia, sea porque vienen a reforzar lo que necesitamos… sea por lo que sea.

La historia de Adrià Gutiérrez ha llegado ahora porque estoy segura de que era la primera que os tenía que contar. Es perfecta para todos/as los/las que leéis el blog y todos podemos sacar un mensaje positivo de ella.

Hace un par de años lo conocí por twitter, me gustó su filosofía de vida y pensé que seguirlo era una buena opción. En instagram tiene una galería de imágenes realmente bonita y los mensajes y valores que transmite siempre me han gustado hasta el punto que, para empezar este 2016, pensé que quería hablar con él y que me explicara cómo vive todo lo que veo por foto.

Adrià vive en Suiza. Se marchó hace unos años viendo que, si se quedaba aquí, no encontraría trabajo. Fue de los valientes que dejan la familia y los amigos para probar una nueva aventura, una aventura cerca de una de las cosas que más le gusta, la montaña.

La verdad es que las cosas le han ido bastante bien, pero lo importante de esta historia no es eso, sino lo que me transmitió.

Me explicó que para él la vida es ahora. Ahora. Ahora mismo. Ahora mismo que estás leyendo esto, esto es lo único que cuenta en este momento. No me pareció que fuera una manera de evadirse de responsabilidades, ni ningún trauma de no querer mirar al futuro, bueno, cada uno tenemos nuestras cosas y él seguramente también, pero, aunque en aquel momento no lo entendí del todo y yo seguía preguntándole por sus planes y por si querría subir tal montaña o tal otra o qué querría hacer mañana, él me seguía respondiendo que seguir disfrutando de lo que hace, seguir valorando las experiencias que vive con el ski, el trekking o el parapente.

“Siempre que puedo me escapo a la montaña. Necesito estar solo allí arriba para luego poder estar con gente aquí abajo “Me pareció una forma de meditación activa genial.

Vi en su cara lo que ya imaginaba por las imágenes de instagram. Vi emoción, pasión por la vida, pasión por el deporte, por las emociones, por la adrenalina, para descubrirse a sí mismo, para escuchar su interior, pasión y necesidad de hacer lo que le gusta siempre que tiene tiempo libre. Vi que Adrià ha tomado la determinación de no perderse su vida y su felicidad, y que esto tiene claro que nace de su libertad, de poder disfrutar de lo que más le gusta y que no hay nada que lo pueda condicionar, no hay miedo, ni obligaciones sociales, ni “lo que te tocaría hacer ahora es” ni “es que quizás deberías”, vi que sin todo lo que hace su vida no sería la SU VIDA y no sería feliz. .. “La sensación de inmensidad que tienes en la montaña te hace dar cuenta de cómo eres pequeño y te ayuda a relativizar las cosas”.

Adrià me dijo que era optimista y valiente. Que creía firmemente que en la vida tienes que hacer lo que más te gusta y arriesgar, y que si te equivocas, no pasa nada, que la línea de la vida tiene que ir hacia arriba, evolucionar y no estancarse y que sobre todo, sobre todo, tienes que vivir el momento.

Y después de toda esta declaración de principios lo entendí: Vivimos la mayor parte del tiempo preocupados y ocupados con lo que “nos toca hacer” y lo único que nos toca hacer en esta vida es ser felices y hacer las cosas que nos gustan, compartir, amar y ayudar a los demás siempre que podamos, eso es lo que en realidad nos toca hacer. Claro que a veces hay obligaciones y no siempre tenemos el tiempo que quisiéramos para disfrutar del ocio, pero que esas etapas sean transitorias, que sepamos que si lo estamos haciendo es porque después vendrá algo mejor, que tengamos siempre claro nuestro objetivo, que seamos capaces de visualizarlo con claridad y que no lo perdamos de vista para nada y para nadie.

Para terminar os dejo un par de vídeos del canal de Youtube del Adra Gutiérrez y os animo a visitarlo porque vale mucho la pena.

#PuraVida #CarpeDiem y ¡Muchas gracias Adrià!

About the author

Comunicadora, amante del deporte y la naturaleza. Me encanta contarnos las emociones que hay detrás de cada historia y hacer que las sintáis conmigo.

Unirse a la discusión

Comments

  • Lau 22/02/2016 at 13:45

    Qué bonita historia!!!

    Reply